El grupo Nicolás Correa gana 2 millones en el primer semestre del año

Fábrica de Nicolás Correa/GIT
Fábrica de Nicolás Correa / GIT

La firma registró pérdidas de 1,3 millones durante el mismo periodo de 2017, pero este año ha incrementado la cifra de negocios

EFE

El grupo Nicolás Correa, dedicado a la fabricación de bienes de equipo, ganó en el primer semestre del año dos millones de euros, antes de impuestos, frente a las pérdidas de 1,3 millones que registró durante el mismo periodo del año anterior, según ha informado la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Además, durante este primer semestre de 2018, la cifra de negocios consolidada ha sido de 32,6 millones de euros, cifra que supone un aumento del 21% con respecto a los 27 millones de euros del primer semestre de 2017.

La captación de pedidos del grupo, incluidos los intragrupo, ha pasado de 36,3 millones de euros durante el primer semestre del 2017 a 44,1 millones de euros en el mismo semestre del año 2018, lo que ha supuesto un aumento del 21%.

Con esta captación, la cifra de cartera del Grupo, incluyendo los pedidos intragrupo, a 30 de junio de 2018 ascendía a 42,8 millones de euros, frente a una cartera de 28,5 millones de euros a la misma fecha en el anterior ejercicio, lo que implica un aumento del 50%.

Tanto los ratios puramente contables como el dato de cartera, hacen que el grupo mire con optimismo el año, esperando cerrarlo cumpliendo las expectativas que se presentaron en la Junta General de Accionistas de Nicolás Correa, S.A.

Concluido el cierre de Icíar

Por otra parte, en este primer semestre el grupo ha finalizado las tareas residuales que mantenían en su planta de Icíar, con lo que a partir de julio ha pasado a ser un activo mantenido para la venta, paralizando así su amortización.

Además, ha llegado a un principio de acuerdo con un potencial comprador, con el que espera cerrar la venta de dicho inmovilizado, en los próximos meses.

Comercialmente, la empresa sigue su estrategia de internacionalización ya que exporta el 90% de su producción, con una gran diversidad de mercados abiertos, como China, Alemania, Austria, Suiza y Estados Unidos, entre otros países.

El mercado nacional sigue sin recuperar cifras importantes a nivel de fresadoras, aunque ha mejorado respecto a los últimos años en las que estaba prácticamente desdibujado, explica el grupo.

Respecto a los principales riesgos e incertidumbres, Nicolás Correa destaca la inestabilidad política, tanto a nivel nacional como internacional, que hace que los clientes, en ocasiones, dilaten sus decisiones por la falta de confianza en el futuro.

Su principal preocupación viene sobre todo de las políticas regulatorias en cuanto a posibles aranceles y barreras de entrada que pueda conllevar esta inestabilidad, y cómo puede afectar la guerra comercial que están desarrollando países tan importantes como China y EEUU.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos