Imaz augura que el impuesto al diésel aumentará las emisiones de CO2

Josu Jon Imaz. /Susana Vera (Reuters)
Josu Jon Imaz. / Susana Vera (Reuters)

El presidente de Repsol sostiene que las compras de los gasolina subirían, lo que impediría reducir la contaminación

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, se adentró este jueves en el debate sobre la penalización que el Gobierno tiene previsto aplicar sobre el combustible diésel mostrándose en contra del incremento de los impuestos que gravan este producto porque considera que «una penalización añadida al diésel va a aumentar las emisiones de CO2» y provocaría daños al sector de fabricación automovilístico en España.

Imaz recuerda que las emisiones de CO2 de los vehículos de gasolina que ahora se matriculan son un 24% menores que hace 20 años. Y que, al mismo tiempo, las de los diésel son un 25,2% inferiores, gracias a las mejoras tecnológicas incorporadas en los últimos años. Por eso, en general, se han rebajado las emisiones por kilómetro recorrido. El ejecutivo entiende el gravamen al gasóleo lo que haría es que hubiera más consumidores que dejen de comprar ese tipo de coches y adquirieran de gasolina, lo que no redundaría en una reducción de las emisiones de CO2, como pretende el Ejecutivo.

Además, ha apuntado los efectos que tendría sobre la recaudación la sustitución de todos los vehículos que usan diésel y gasolina por eléctricos, que pasaría de los 16.000 millones de euros que se obtienen ahora a través del Impuesto de Hidrocarburos a 3.000 millones.

Mientras tanto, el precio tanto de la gasolina como del diésel acumula una semana más con avances, como el que este jueves difundió el Boletín de Productos Petrolíferos de la Unión Europea, batiendo el récord del verano en la que ya es la sexta subida semanal consecutiva. El litro de gasolina se ha situado esta semana en los 1,336 euros, tras repuntar un 0,5%, un nivel que no veía desde mediados de junio. Por su parte, el precio medio del litro de gasóleo ha marcado 1,238 euros, tras encarecerse un 0,65% con respecto a hace siete días, también en máximos desde mediados de año. El coste del barril de Brent bajó este jueves de los 76 dólares, un 1,7% menos que en la jornada anterior.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos