Un Ibex 35 sin fuerza no soporta los 9.000 puntos

Sede de la Bolsa en Madrid. /Chema Moya (Efe)
Sede de la Bolsa en Madrid. / Chema Moya (Efe)

Los inversores marcaron compás de espera hasta la publicación de los datos de empleo de Estados Unidos

RAÚL POZA MARTÍN

El principal indicador de la Bolsa española, el Ibex 35, ha terminado la sesión dando un último cambio en los 8.890,1 puntos lo que se traduce en un testimonial retroceso del 0,03% y en no recuperar la cota de los 9.000 puntos, en una jornada donde el informe de empleo de Estados Unidos ha sido el mayor aliciente. En cambio, en la semana ha avanzado un 2,01%.

Los mayores descensos del selectivo han sido para Meliá, que retrocedió un 4,26%; Enagás, un 3,72%; Naturgy, un 2,36%; Sabadell, un 1,43%, y Viscofán, un 1,35%. Mientras que las mayores subidas se las han apuntado Indra, que ha avanzado un 4,69%; Cellnex, un 1,72%; Ferrovial, un 1,26%; Telefónica, un 1,15%, y Mapfre, un 0,98%.

En el resto de principales indicadores del Viejo Continente destacar la subida de la Bolsa de Fráncfort, un 0,54%, que prefiere celebrar lo positivo que rodea ahora al mercado que el temor creciente a una recesión en Alemania. El resto: París subió un 0,19%; Londres, un 0,15%, Milán cedió un 0,04%.

El Ibex 35 comenzó la sesión con ligeros descensos y fue recuperando terreno hasta registrar avances que vivieron su punto más álgido a las dos de la tarde cuando el Ibex logró su máximo diario, en los 9.026 puntos. Mantuvo la barrera psicológica de los 9.000 hasta la publicación de los datos de empleo, cuando entró en pérdidas y ya no consiguió recuperar el terreno perdido pese a que Wall Street no optaba por las ventas en las primeras horas de cotización en la Bolsa de Nueva York, por lo que no daba por malos los datos de empelo. Con todo, se antoja difícil para el Ibex 35 recuperar los 9.000 puntos perdidos el 2 de agosto.

Dudas y certezas en las incertidumbres del mercado

Se podría decir que el informe de empleo era la cita que más esperaban los inversores puesto que daría una buena pista sobre la evolución económica de la primera potencia mundial. Y la sensación que ha dejado ha sido mixta. Se crearon 130.000 puestos de trabajo en julio, cifra muy inferior a los 160.000 que estimaba el consenso del mercado. Además, el sector privado, clave en Estados Unidos, generó solo 96.000 empleos, siendo la cifra más baja en los últimos tres meses y por debajo de los 150.000 que se esperaban.

Pero, por otro lado, la tasa de paro permaneció en el 3,7%, tal y como se esperaba, y sigue en la cifra más baja en más de 50 años. También se ha visto como muy positivo que hayan aumentado los salarios, un 3,2% en tasa interanual, 3% esperaban los analistas. Con todo, la reacción de Wall Street no ha sido negativa y aunque comenzaba la sesión con tono mixto y dudas entre sus principales indicadores, con los mercados europeos cerrados el verde era el protagonista.

Concluye así la primera semana bursátil de septiembre. Cinco días donde ha destacado la relajación respecto a las tensiones principales que habían agitado al mercado durante el verano: la guerra comercial, el Brexit y el futuro político de Italia. Estos tres hechos fueron muy aplaudidos por los mercados y explican las subidas semanales registradas por los principales selectivos mundiales.

Estados Unidos y China han comunicado que retomarán las negociaciones para intentar alcanzar un acuerdo comercial en octubre. Además, Pekín ha decidido aplicar una nueva rebaja para las reservas exigidas a sus entidades. El Parlamento británico dio un auténtico golpe sobre la mesa y dio un paso al frente contra el primer ministro, Borish Johnson, y su Brexit con o sin acuerdo. Los laboristas, apoyados por varios conservadores del partido de Johnson vetaron los planes de este y ahora toman las riendas para hablar con Bruselas. El presidente sigue decido a convocar elecciones, aunque los parlamentarios ya lo han rechazado por dos veces, esta tarde ha sido la segunda negativa, y, por el momento, la justicia si le ha dado la razón a Johnson sobre la suspensión del Parlamento, pero el dictamen no es definitivo y aún cabe recurso contra el Supremo. Respecto a Italia, el Movimiento 5 Estrellas ha alcanzado un acuerdo con el Partido Demócrata para nombrar a Guiseppe Conte primer ministro. Esto tranquiliza a la Unión Europea y esta colación, con el giro europeísta de 5 Estrellas, abre un escenario muy positivo en las relaciones entre Roma y Bruselas.

Pese a estos acontecimientos muy positivos para la renta variable, las incertidumbres sobre el futuro de la economía siguen pesando. Hoy se ha conocido que la producción industrial alemana volvió a caer en julio, hasta un 4,2% en tasa interanual. El miedo a la recesión en Alemania es cada vez más alto y la semana que viene todos los focos estarán puestos hacia Fráncfort, donde el Banco Central Europeo (BCE) se reúne el jueves y se espera que apruebe un gran paquete de medidas de flexibilización monetaria como una bajada en los tipos de interés, facilidades de depósitos, compra de deuda… aunque puede que no todo esté garantizado, puesto que hay detractores en el BCE, como explicamos en finanzas.com.

El empleo de EE UU.mueve materias primas y divisas

Tras la publicación de los datos de empleo en Estados Unidos provocaron un debilitamiento del dólar respecto al euro, una bajada en la rentabilidad de los bonos y una subida en el precio de la onza de oro. Esto podría traducirse en que los inversores podrían estimar que la bajada en la creación de empleo podría dar argumentos a la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) para que baje sus tipos de interés en su reunión del 18 de septiembre, tras la del BCE y con un posible paquete de estímulos aprobados por el organismo europeo. La incertidumbre de los inversores pasa porque una menor creación de empleo signifique un menor consumo.

Con todo, y con los mercados europeos cerrados, el oro cotizaba plano y la onza valía 1.519 dólares. El barril de crudo de Brent, referencia para Europa, revalorizado tras el anuncio de vuelta a las negociaciones entre Estados y China, se pagaba a 60,58 dólares en ese momento y retrocedía un 0,6%.

En el mercado de dividas, la moneda comunitaria, el euro, se pagaba a 1,104 unidades de dólar y la libra mostró durante el día los mejores niveles en más de un mes y se cambiaba por 1,23 billetes verdes.

La prima de riesgo española concluye la semana en 82 puntos básicos con la rentabilidad del bono nacional a diez años en el 0,164%. El interés exigido al italiano al mismo plazo, que sufrió un importante descenso por el acuerdo político, se coloca en el 0,869%. Por su parte, la rentabilidad del germano a diez años o «Bund», referencia de solvencia en Europa y cuya diferencia con el español determina nuestro riesgo país se sitúa en el -0,643%.

Temas

Ibex 35