El número de jóvenes 'ninis' en Castilla y León se reduce el 21,5% en el último año

Un joven en paro entra a una oficina de empleo de la Junta en Miranda de Ebro. /Avelino Gómez
Un joven en paro entra a una oficina de empleo de la Junta en Miranda de Ebro. / Avelino Gómez

La región se sitúa tercera entre las comunidades con menor proporción de jóvenes que ni estudian ni trabajan

SARA UÑA SAAVEDRA Valladolid

Por decisión o por resignación. El colectivo de los 'ninis', ahora estancado en España, contempla a los jóvenes entre 16 y 24 años que no estudian y tampoco trabajan, ya sea por decisión propia o porque han finalizado sus estudios y no encuentran empleo por falta de oportunidades laborales. La patronal de empresas de trabajo temporal y agencia de empleo (Asempleo), teniendo en cuenta los datos de la Encuesta de Población Activa del INE, ha elaborado un informe acerca de la evolución del colectivo 'nini' al cierre del primer trimestre de 2018. El último balance es claro: contención. Tras una reducción en los últimos 19 trimestres consecutivos, la bajada del número de jóvenes que ni estudian ni trabajan se ha estancado. En este periodo, solo ha experimentado un descenso del 0,03% a nivel nacional con respecto al primer trimestre del año anterior.

Castilla y León, sin embargo, presenta una de las mejores cifras del país en cuanto a la reducción de los jóvenes en esta situación. Continúan a la baja, aunque suman 15.546 los castellanos y leoneses que no siguen un programa de formación ni desempeñan ninguna actividad laboral, del total de los 184.731 jóvenes residentes en la región. El porcentaje ha descendido hasta el 8,5% en el último año, tasa que en el mismo periodo de 2017 alcanzaba el 10,7%. Esto supone un descenso del 21,5% y en torno a 4.000 jóvenes menos entre 16 a 24 años. Con estos datos, y dentro de un mapa regional muy diferenciado, la comunidad se coloca tercera en el cómputo nacional con la menor proporción de 'ninis', solo por detrás del País Vasco (6,4%) y Madrid (7,6%), y cuatro puntos porcentuales por debajo de la media española (12,6%).

Primer empleo

El paro juvenil continúa reduciéndose en el país, que cerró 2017 con el 38,6%, y la probabilidad de que los jóvenes encuentren un primer trabajo es ahora mayor. En Castilla y León también hay previsiones favorables en esta dirección: la probabilidad de encontrar empleo para los jóvenes entre 16 y 24 años en la comunidad es del 11,5% y, por detrás de Murcia, Canarias, Madrid y Galicia, es la quinta más alta de España (la media nacional se sitúa en el 9,9%). Los contratos temporales han abierto la horquilla de oportunidades: el acceso de jóvenes al empleo con esta modalidad de contratación supone el 9,4 % del total frente al 0,4% de los indefinidos. En la región, 916 jóvenes han encontrado su primer empleo en 2018 frente a los 651 del año anterior. Una mejora que también se ha notado en el número de jóvenes parados sin empleo anterior que suman 7.976, mientras que en 2017 eran 9.629.

En este sentido, comercio, restauración y hostelería son los sectores que más favorablemente responden al acceso de jóvenes a su primer puesto de trabajo, con el 37% de las incorporaciones que se produjeron en el primer trimestre de 2018 en todo el territorio nacional. Desde la plataforma de contratación Asempleo, sin embargo, advierten de la necesidad general de derivar la actividad hacia otros sectores alternativos a fin de «corregir los desequilibrios en los emparejamientos entre el nivel formativo y el tipo de ocupación». La sobrecualificación se refleja en que el 63% de los jóvenes que accedieron a su primer empleo en el primer trimestre de 2018 tenían una formación media, mientras que el 62% de las ocupaciones que desempeñan son de tipo básico y requieren un nivel bajo o inferior a la formación recibida.

Comercio, restauración y hostelería son los sectores que más favorablemente responden al acceso de jóvenes

La tasa de abandono educativo, por su parte, coincide con la contención de la reducción del número de 'ninis' en España. En el último año, el ritmo de descenso de los jóvenes que abandonan sus estudios se ha frenado. Si bien desde la crisis económica la bajada ha supuesto el paso desde el 31,7% al 18,3%, con unas cifras ahora más cercanas a las de los países vecinos, la diferencia todavía es de 7,7 puntos porcentuales respecto a la media y está aún lejos del objetivo de la Unión Europea para 2020, que establece que la tasa debe situarse por debajo del 10%.

Inactivos y de menor edad

El freno en la reducción de 'ninis' en el país, que apenas ha bajado el 0,03%, ha sido motivado por el aumento especialmente de los 'ninis' inactivos y de los de menor edad. Los jóvenes que no estudian, no trabajan y tampoco buscan empleo suponen el 3,6% más en valor interanual. También los varones más jóvenes, de entre 16 y 19 años, con un incremento del 2%, y junto a los de nacionalidad extranjera, que suman el 1,5%, engrosan el dato de personas del colectivo.

«Muchos son los retos y oportunidades que debe saber gestionar el mercado de trabajo» en lo que respecta al colectivo 'nini', que «no puede acomodarse y dejar al vaivén de la economía», explica Andreu Cruañas, presidente de Asempleo. Añade que «es vital volver a reenganchar a los jóvenes a la locomotora laboral» y que se deben «abrir nuevas puertas a este colectivo para no desaprovechar sus capacidades y su talento».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos