Ocho de cada diez viviendas vendidas en Burgos son de segunda mano

Apenas hay nuevas promociones de viviendas. /GIT
Apenas hay nuevas promociones de viviendas. / GIT

La compraventa de viviendas se ha disparado un 8,1% en los primeros diez meses del año en la provincia

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Los efectos de la crisis continúan condicionando al sector inmobiliario. Y es que, a pesar de que el volumen de ventas se va recuperando poco a poco tras unos años de parón total, apenas hay stock de vivienda nueva y los deseos de los clientes parecen haberse adaptado a los nuevos tiempos. Así lo demuestran los datos, que reflejan que casi ocho de cada diez viviendas vendidas en Burgos en lo que va de año son de segunda mano.

Según el último informe publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), entre enero y octubre de este año se vendieron en la provincia un total de 2.928 viviendas, de las que solo 637 eran de nueva ocupación. El resto (2.291) eran viviendas usadas, es decir, el 78,24%.

Se trata de un índice muy similar al registrado en los últimos ejercicios, pero que choca frontalmente con la fotografía de situación previa a la crisis. Para muestra, un botón. En 2007, la relación entre ventas de vivienda nueva y vivienda usada era aproximadamente del 60/40. El contexto, obviamente, era bien distinto una década atrás, con decenas de promociones repartidas por toda la provincia, facilidades para el crédito y mucha actividad económica.

Con todo, la mejor noticia para el sector es que las ventas continúan recuperándose. Así, en los primeros diez meses de este año se han vendido 220 viviendas más que en el mismo periodo de 2017, lo que supone un incremento del 8,1%. Un incremento que consolida la tendencia acumulada en los últimos ejercicios, pero que todavía no es suficiente para colocar al mercado inmobiliario en la situación previa a la crisis. La comparativa es demoledora. En los primeros diez meses de 2007 se vendieron en Burgos 5.306 viviendas, es decir, 2.378 más (un 81,21% más).

Lo que parece que no cambia significativamente respecto a los últimos ejercicios es el equilibrio entre el mercado de vivienda libre y el de vivienda protegida. De los 2.928 pisos vendidos en lo que va de año, solo 400 tenían la categoría de VPO, lo que supone un reflejo del actual peso que tienen dichas promociones dentro del sector inmobiliario.

Tampoco cambian sustancialmente los tempos del propio mercado. Así, el mes de mayo continúa siendo el más dinámico para la compraventa de viviendas, aunque en enero se vendieron 260 viviendas usadas, la mejor cifra de todo el año en este ámbito concreto.

Herencias

Con todo, el análisis del mercado debe atender también a otros factores, como la incidencia de las herencias. Y es que, buena parte de las transmisiones de viviendas registradas en Burgos se incluyen en este grupo. En total, en lo que va de año se han heredado 1.505 viviendas, mientras que otras 41 han sido donadas y 17 más han sido incluidas en alguna operación de permuta.

 

Fotos

Vídeos