El Banco de España urge a los políticos a clarificar «cuanto antes» cómo se van a sostener las pensiones

Manifestación en Bilbao por unas pensiones dignas./F. Gómez
Manifestación en Bilbao por unas pensiones dignas. / F. Gómez

Reclama que se devuelva el equilibrio al sistema y advierte que «cada vez será más difícil» el ajuste porque los votantes envejecen y presionan por pensiones más altas

Amparo Estrada
AMPARO ESTRADAMadrid

El director general de Economía y Estadística del Banco de España, Óscar Arce, ha emplazado a los políticos y en concreto a la Comisión del Pacto de Toledo a «clarificar cuanto antes cómo vamos a sostener el sistema de pensiones». Durante su intervención en una jornada organizada por Inverco, Arce reclamó que se garantice la sostenibilidad financiera y social en paralelo; es decir, que una vez que los políticos decidan «el grado de generosidad» del sistema de pensiones deben también «garantizar la sostenibilidad financiera» con el fin de dar tranquilidad a los mercados financieros.

La presión social, con manifestaciones continuadas de los jubilados, forzó al Gobierno y a los grupos parlamentarios integrantes del Pacto de Toledo a suspender en la práctica la reforma de 2013 y volver a vincular la revalorización de las pensiones con la inflación (una decisión que va a incrementar el gasto en pensiones como si se tratara de una «bola de nieve» según el Banco de España). Esta presión cada vez será mayor, ya que el votante mediano tiene ahora 50 años y en los próximos años subirá a 55 años. «Cada vez va a ser más difícil implementar reformas que supongan un ajuste financiero del sistema de pensiones», advirtió Arce, ya que los votantes mayores tienden a exigir pensiones más altas.

Arce destacó que la suspensión en la práctica de la reforma de 2013 «está dando lugar a dudas sobre cómo se va a restablecer el equilibrio» del sistema, que arrastra en los últimos años un déficit superior al 1,5% del PIB, debido a un aumento significativo de los gastos y a una ligera caída en el ratio de cotizaciones. «El problema no se soluciona simplemente con la recuperación económica», advirtió el representante del supervisor. «Necesitamos un rediseño del problema ya», insistió.

Cualquier solución para que sea duradera y sostenible comporta actuar tanto en el lado de los ingresos como en el de los gastos. El déficit de la Seguridad Social es estructural, no coyuntural, porque su causa es estructural: el envejecimiento poblacional acelerado que va a someter a presión al sistema durante bastantes décadas. Y la incorporación de la generación del 'baby boom' que ya se está produciendo introduce aún más presión. Un informe del Banco de España prevé que el gasto en pensiones aumentará en 3 puntos del PIB (30.000 millones de euros de hoy) en 2050 si no se adoptan medidas y la mayor parte de ese gasto se deberá a la actualización de las prestaciones con el IPC.

Un sistema más transparente

Mantener el carácter contributivo del sistema haciéndolo más previsible y transparente es otro de los elementos básicos defendido por el representante del Banco de España, para lo que considera que las cuentas nocionales son «una opción bastante interesante». Las cuentas nacionales son cuentas individualizadas que van acumulando las cotizaciones de un trabajador a lo largo de su vida laboral y los rendimientos de dichas aportaciones a un tipo de interés definido. Es un sistema implantado en Suecia, Polonia o Letonia.

Arce insistió en su intervención en que el envejecimiento poblacional tiene consecuencias importantísimas no sólo en el sistema de pensiones, sino en ámbitos como la políticas fiscal y monetaria, la productividad o el crecimiento económico. Con una población envejecida hay menor recaudación ligada a rentas del trabajo -que tiene unos tipos impositivos más elevados- y una parte creciente de la recaudación irá cayendo cada vez más sobre rentas de capital -que tienen tipos impositivos inferiores a los del trabajo-.

También en el consumo, los jubilados tienen una cesta de la compra con productos mayoritariamente de tipo reducido (alimentación, productos sanitarios) frente a los jóvenes que consumen otro tipo de cosas que están más gravadas (carburantes, etc). Una exposición que induce a plantear la necesidad que elevar la presión fiscar sobre las rentas de capital y modificar los tipos de IVA o buscar más ingresos por otras vías. El envejecimiento también afectará a la política monetaria y hará que sea menos efectiva en sus estímulos porque los tipos de interés tenderán a la baja y habrá menos margen monetario.

 

Fotos

Vídeos