Las pensiones ya no pueden cobrarse en efectivo | BURGOSconecta

Las pensiones ya no pueden cobrarse en efectivo

Las pensiones ya no pueden cobrarse en efectivo

La Seguridad Social pide por carta a los beneficiarios afectados que faciliten «a la mayor brevedad» un número de cuenta para poder pagarles por transferencia

NURIA TRIGUERO

Cobrar la pensión en efectivo ha dejado de ser una opción en España. Para recibir esta prestación, tener una cuenta corriente bancaria es requisito imprescindible a partir de ahora. La Seguridad Social tiene un nuevo Reglamento de Gestión Financiera que entra en vigor hoy y entre sus novedades está la eliminación de la posibilidad de acudir a la ventanilla de un banco para retirar el dinero mes a mes. Según el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), sólo 4.000 pagos se realizan bajo esta modalidad en todo el país, frente a los más de 9 millones de transferencias que se realizan cada mes. «Es un número muy reducido de pensionistas», insisten desde este organismo.

La Seguridad Social ha enviado cartas a los beneficiarios que cobran la pensión en efectivo para advertirles de que deben facilitar «a la mayor brevedad posible los datos necesarios para el abono por transferencia de las mensualidades de su pensión», con objeto de «evitar incidencias con el pago de su pensión». Este periódico ha tenido acceso a la misiva recibida por uno de estos pensionistas, que tiene fecha de 28 de mayo. La Seguridad Social le informa en ella de que el nuevo reglamento que elimina la posibilidad de cobrar la pensión en efectivo causará efectos «a partir del 1 de julio».

¿Significa esto que el próximo mes dejarán de abonarse las pensiones en efectivo? Desde la Seguridad Social aseguran que no va a ser así y que ha dado indicaciones a los bancos para que sigan atendiendo estos pagos «durante un tiempo prudencial». «Las actuaciones que han realizado las direcciones provinciales del INSS son con la intención de ir recabando las cuentas y dar tiempo a los pensionistas para que de forma paulatina estén preparados para la entrada en vigor del reglamento. En paralelo, se ha hablado con las entidades financieras para que se sigan pagando durante un tiempo prudencial estas pensiones y no ocasionar incidencias», explican fuentes del INSS. «Se han tomado medidas para estar preparados y evitar problemas», añaden.

Un protocolo europeo

Desde el organismo dependiente del Ministerio de Empleo explican que el nuevo Reglamento de Gestión Financiera es consecuencia de un proceso de adaptación al protocolo SEPA (zona única de pagos en euros) que persigue la implantación de servicios de pago comunes a toda la UE. Este proceso comenzó en 2014. El citado protocolo se basa solamente en tres instrumentos de pago a través de sistemas electrónicos: en primer lugar, las transferencias SEPA (que representan ya el procedimiento de pago habitual de las pensiones); en segundo lugar, los adeudos directos SEPA, en sustitución de los adeudos domiciliados domésticos; y, en tercer lugar, las actuales tarjetas de crédito y pago bancarias. No se contempla, pues, el pago directo a través de las ventanillas de las entidades financieras.

Según manifiestan desde el INSS, «las posibles situaciones que dieron lugar a que en 1996 se contemplara el pago directo por ventanilla bancaria no tienen justificación actualmente, pues el Real Decreto-ley 19/2017, de 24 de noviembre, de cuentas de pago básicas, traslado de cuentas de pago y comparabilidad de comisiones garantiza el derecho universal de acceso a una cuenta de pago básica». Y recuerdan además que otras administraciones públicas también están en esta misma línea; por ejemplo, la AEAT no permite el pago directo a través de ventanilla bancaria de las devoluciones de impuestos tributarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos