Los préstamos rápidos para comprar se disparan en 2017 | BURGOSconecta

Los préstamos se extienden a las compras cada vez más baratas

Un usuario compra en una tienda con su tarjeta de crédito./E. C.
Un usuario compra en una tienda con su tarjeta de crédito. / E. C.

Los créditos al consumo se dispararon un 15% el año pasado, pero el importe medio de las operaciones se mantuvo en los 1.990 euros

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Los ciudadanos vuelven a tirar del crédito para compras que van mucho más allá de grandes cuantías, como las necesarias para adquirir un vehículo o pagar un viaje al extranjero. Como ocurría antes de que llegara la crisis, el uso de los préstamos personales y tarjetas de financiación se está extendiendo a todo tipo de adquisiciones. Porque aunque el crédito al consumo creció a un ritmo del 14,7% el año pasado, hasta superar los 31.000 millones de euros, el importe medio de las compras financiadas se mantuvo prácticamente estable en los 1.990 euros por operación. Es decir, cada vez se firman más contratos de financiación, pero su cuantía no aumenta, lo que refleja la generalización del plazo en operaciones cada vez más baratas, según los datos de la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (ASNEF).

La apuesta de las entidades -entre las que se encuentran las de El Corte Inglés, Santander, BBVA, Cetelem o Cofidis, entre otras muchas- por facilitar el crédito al consumo, unida a una demanda cada vez mayor de las familias por comprar a crédito ha llevado al sector a registrar el volumen más elevado de financiación desde 2009, cuando rozó los 31.600 millones, en plena época de expansión económica, aunque ya por entonces tocaba a su fin. En el caso de las líneas para comprar todo tipo de productos -móviles, viajes, electrodomésticos, muebles, etc.- el crecimiento fue del 13,5% hasta superar los 19.500 millones de euros. En el caso de los préstamos concedidos para adquirir un vehículo, las financieras activaron 11.520 millones de euros, casi un 17% más que en el ejercicio anterior.

La nueva financiación de bienes de consumo se encuentra centrada en el crédito 'revolving' (la modaidad por la que una entidad concede a un cliente una cuantía, que se va renovando automáticamente a medida que el usuario hace uso de parte de ese préstamo activado), con un 54% del total, más de 10.500 millones. En la mayor parte de los casos se trata del uso de las tarjetas 'revolving' que funcionan a crédito y que facilitan las compras en cualquier tipo de establecimiento. Por detrás se encuentran las líneas de financiación de bienes de consumo -las que se ofrecen directamente en los puntos de venta-, con un 27% del total, seguida por la de los préstamos personas -un 11%- y las tarjetas de débito -un 8%-.

En el caso del mercado automovilístico, el 76% de las operaciones se firmaron para financiar compras de coches nuevos. Este sector sí ha superado ya las cifras registradas en el último año del 'boom' económico. El presidente de ASNEF, Fernando Casero, ha indicado que posiblemente el próximo año el consjunto del sector de la financiación al consumo «alcanzará cifras como las de 2008».

A diferencia de lo que ocurría en años anteriores, ASNEF no ha actualizado el 'ranking' de entidades financieras de crédito que operan en el mercado por la falta de «homogenización de datos», según Fernando Casero, a la hora de comparar las estadísticas de cada firma. El año pasado, Financiera El Corte Inglés lideraba esta lista, seguida por Santander, BBVA, Cetelem, Volkswagen Finance, Bankinter, CaixaBank, RCI Banque y Carrefour Servicios Financieros. En el caso de la morosidad, aunque Casero apunta que «se ha reducido», la organización tampoco ha ofrecido en esta ocasión el dato, remitiéndose a los publicados recientemente por el Banco de España en el que se indicaba que los impagos del crédito al consumo suponían aproximadamente un 3% del total.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos