Industria considera «prioritario» el mantenimiento del empleo en la fusión de Renault y Fiat

Empleados en una fábrica de Renautl. /REUTERS
Empleados en una fábrica de Renautl. / REUTERS

El Gobierno aconseja «ser prudentes» a la espera del resultado de la integración aunque la ve como un «elemento positivo» para reforzar la industria automovilística europea

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El Gobierno se encuentra al tanto del proceso de integración entre Renault y Fiat Chrysler desde que el pasado lunes ambas compañías confirmaran su intención de fusionarse. Con tres grandes plantas del fabricante galo en España (dos en Castilla y León y otra en Sevilla, más la de Nissan en Barcelona), fuentes del Ministerio de Industria consideran que «es prioritario» el mantenimiento del empleo en esas instalaciones, así como el futuro industrial de las mismas.

Estas consideraciones llegan después de que Francia haya anunciado que exigirá determinadas garantías sobre todo en materia laboral para respaldar un eventual acuerdo, con el que se reducirá su participación en Renault del 15% actual al 7,5% en la firma resultante. En el caso español, ayer mismo el sindicato UGT -el mayoritario en las plantas del fabricante francés en España- que priorice «el empleo nacional» y que se implique de forma efectiva en defensa de las plantillas potencialmente afectadas.

El grupo Renault cuenta con 15.800 trabajadores repartidos en cuatro grandes plantes del conglomerado por diferentes marcas. De ellos, 4.000 trabajadores pertenecen a la planta de Palencia, de donde salieron el año pasado más de 257.000 unidades; otros 4.000 se encuentran en Valladolid (con una producción de 235.000 coches); unos 3.000 en la planta de motores de esa misma ciudad; 1.300 trabajadores en la instalación de fábrica de velocidades en Sevilla; y Nissan cuenta con 3.500 empleados (82.500 vehículos) en Barcelona.

Desde el departamento dirigido por la ministra Reyes Maroto aclaran que el Gobierno «ha sido informado» de esa posible alianza, aunque aclaran que el proceso aún se encuentra en fase preliminar y piden «ser prudentes y esperar» a que avancen las negociaciones entre las directivas de los grupos que tienen la intención de integrarse para tener más detalles de la fusión.

En lo que insisten desde Industria es que la alianza anunciada «puede ser un elemento positivo para reforzar el liderazgo europeo» del sector de la automoción frente a los dos grandes polos de producción de coches, como son Estados Unidos y China.

Por su parte, el presidente del grupo francés, Jean-Dominique Senard, se ha mostrado convencido de que una posible fusión de su firma con el consorcio Fiat Chrysler puede permitir «fortalecer» la alianza que Renault tiene con Nissan y Mitsubishi. Senard se encuentra en Tokio donde participa en una reunión de la alianza entre Renault, Nissan y Mitsubishi, forjada hace 20 años y cuyos directivos se reúnen periódicamente para revisar su asociación.

«Básicamente se trata de fortalecer la alianza con Nissan», afirmó Senard en una entrevista con la cadena pública de televisión japonesa NHK. «Si no hay alianza -agregó-, no tiene sentido. Seguramente va a ser el único caso en el mundo». La reunión del miércoles sirvió para que Renault y las dos compañías niponas mantuvieran una «discusión transparente y abierta» sobre la propuesta de FCA, según un comunicado oficial.

Más información