La CNMV quiere prohibir anuncios de productos de riesgo en el fútbol

Saúl Ñíguez, jugador del Atlético de Madrid con el patrocionio de Plus500 en su camiseta. /EFE
Saúl Ñíguez, jugador del Atlético de Madrid con el patrocionio de Plus500 en su camiseta. / EFE

El supervisor retoma la investigación secreta en las oficinas para comprobar cómo venden a los pequeños ahorradores, dentro de su Plan de Actividades para 2019

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

La publicidad de los 'broker' y las firmas de inversión que ofrezcan productos de riesgo en los patrocionios de los equipos de fútbol puede tener los días contados si sale adelante la idea planteada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) sobre los anuncios generalizados de productos como los contratos por diferencias (CFD´s). El presidente de la institución, Santiago Albella, ha mostrado su «inquietud» por la proliferación de reclamos comerciales en las camisetas de determinados jugadores, así como en los estadios, porque «son productos que entrañan mucho riesgo».

Lo que la CNMV ha incluido en su Plan de Actividades para este año es publicar una circular sobre la publicidad de servicios y productos de inversión, así como «adoptar medidas para restirngirla al público en general» en el caso de los CFD y otros activos «complejos». Firmas como Plus500, IG o CMC son algunas en el punto de mira. Albella ha aclarado que se trataría de limitar la presencia de estos productos en el fútbol a los CFD que están «escasamente apalancados», esto es, aquellos en los que la pérdida no puede ser muy elevada, aunque ha insistido en que son arriesgados. «No parece adecuado comerciar agresivamente en ámbitos donde van los inversores minoristas», ha explicado Albella al referirse a los estadios.

El presidente de la CNMV ha recordado que ya existe un debate social sobre la publicidad en el juego 'on-line', cada vez más habitual en todo tipo de espacios, aunque la actuación del supervisor bursátil sería autónoma con productos con los CFD dentro de su competencia. Además, ha recordado que en países como Francia se encuentran prohibidos este tipo de anuncios. Durante los próximos meses, la CNMV analizará cuál será su actuación definitiva.

El Plan de Actuaciones para este año también contempla retomar la estrategia del 'mystery shopping', una técnica con la que diversos profesionales se hacen pasar por clientes de entidades para comprobar si los métodos de comericalización utilizados por esas compañías. Fue en 2016 cuando, por primera vez, la CNMV llevó a cabo estas actuaciones, aunque entonces no sancionó ninguna actuación incorrecta, algo que ahora sí podría hacer. En aquella ocasión ya se advirtió de que algunas entidades presentaban «ciertas insuficiencias» a la hora de ofrecer información sobre los riesgos y costes en la comercialización de los productos financieros en sus redes. El supervisor realizó 450 visitas por parte de 179 'clientes misteriosos' a una muestra representativa de entidades que representaban el 50% de las sucursales bancarias en 20 grandes municipios de España.

Por otra parte, Sebastián Albella se ha mostrado a favor de que las empresas no publiquen información financiera trimestral si les genera un «estrés excesivo», aunque anima a que continúen haciéndolo. Ha recordado que España «si no es el único», es uno de los pocos países en los que es obligatorio publicar información trimestral. «Si a alguna empresa le genera un estrés excesivo porque le obliga a orientarse al corto plazo y lo vive de un modo dramático, lo mejor es que no las hagan», indicó. En cualquier caso, está «a favor» de las cuentas trimestrales para mejorar la transparencia de las empresas.