Los economistas desconfían de los ingresos presupuestarios y moderan el crecimiento al 2,1%

Consejo General de Economistas./RC
Consejo General de Economistas. / RC

El CGE reclaman que el nuevo impuesto a las transacciones financieras se hubiera hecho en consenso con el resto de países europeos, aunque recuerda que es posible que no pueda salir adelante por la falta de apoyo en el Congreso

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

Los economistas no son tan optimistas en las expectativas de crecimiento de España este año como el Gobierno. Mientras que su previsión para 2019 está en el 2,2%, el Consejo General de Economistas (CGE) ha moderado ligeramente esta cifra una décima hasta el 2,1% debido a la desaceleración europea, el calentamiento de la economía americana y las secuelas del proteccionismo mundial.

Al igual que ocurrió el año pasado, la demanda interna será en 2019 el principal motor de crecimiento económico, sobre todo por el menor aporte de las exportaciones, según ha explicado este martes durante la presentación del Observatorio Financiero el expresidente de la CNMV, Manuel Conthe. Atribuye a esta ralentización no solo los problemas de aranceles de EE UU, sino a las consecuencias «inciertas» del desenlace del 'brexit' y a la contracción de la economía italiana. «Ojalá nos quedáramos con las cifras de exportaciones del tercer trimestre de 2018», ha asegurado Conthe.

Por el lado de los ingresos, al igual que el Banco de España y la AIReF (Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal) el Consejo General de Economistas muestra su incredulidad de que vayan a crecer un 9,5% este año como apunta el Gobierno en su plan presupuestario. «Sobre todo desconfiamos porque está basado en un crecimiento que no se va a producir porque estamos en fase de desaceleración», ha explicado Antonio Pedraza, presidente de la Comisión Financiera del CGE.

Asimismo, ha destacado que los datos reflejados en su informe muestran que la coyuntura internacional, con las medidas proteccionistas de Trump, el menor crecimiento de Europa y de China -la mitad que los dos años anteriores-, hacen que «nuestras previsiones de crecimiento se rebaje al 2,1%».

Sobre el déficit Pedraza califica de un «milagro» si se llega al 1,3% previsto por el Gobierno, ya que ellos calculan que el año terminará con el 2,1%, unos 10.000 millones de euros más como también cifraba la AIReF. «Hubiera sido positivo que se permitiera al Gobierno trabajar con el 1,8% como pidió», ha lamentado.

Problemática de los nuevos impuestos

Así, aunque Pedraza considera «positivo» que los Presupuestos se aprueben, «sean buenos o malos», también ven con buenos ojos la convocatoria de elecciones porque se está gobernando «con una mínima representación» parlamentaria, lo que supone una «falta de fuerza» suficiente para llevar a cabo muchas medidas.

Sobre los nuevos impuestos propuestos por el Gobierno, el de transacciones financieras ('tasa Tobin') y a los servicios digitales ('tasa Google'), el presidente del CGE, Valentín Pich, ha señalado que la recaudación prevista es un «interrogante» porque no se tiene experiencia con ellos ni se sabe cuándo se aprobarán, si es que finalmente ven la luz.

De la 'tasa Tobin' ha manifestado que habría que valorar si es adecuado ponerlo en marcha cuando en la mayoría de los países de la UE aún no se ha hecho y si es un buen momento para hacerlo con el 'brexit' como telón de fondo y en «plena carrera» para posicionar a España como escenario financiero atractivo para los capitales internacionales.

 

Fotos

Vídeos