Las rebajas ya no son lo que eran

Las rebajas ya no son lo que eran

Desde 2012 cada comercio determina a partir de qué momento inicia sus descuentos, por lo que los consumidores no tienen que esperar al 7 de enero

EFEMadrid

Desde la liberalización del periodo de rebajas llevada a cabo por el Gobierno en el año 2012, cada comercio determina a partir de qué momento inicia sus descuentos, que se suceden a lo largo de todo el año, de manera que los consumidores ya no tienen que esperar al 7 de enero para comprar a buen precio.

"Las rebajas han cambiado totalmente desde que se llevó a cabo el proceso liberalizador, ahora cada establecimiento puede poner su cartel de rebajas a lo largo del año cuando quiera y como quiera, lo único que tiene que hacer es avisar del comienzo y del final", ha explicado a Efe el presidente de la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU), Fernando Móner.

De hecho, muchos comercios y grandes cadenas de ropa y complementos han iniciado las rebajas en los primeros días de enero para vender los regalos de Reyes y los consumidores planifican con tiempo sus compras y aprovechan los importantes descuentos, como los del 'Viernes Negro' o 'Black Friday', el último viernes de noviembre, para adelantar muchas de estas compras.

La percepción es que las ofertas y los descuentos se extienden durante todo el año, aunque todavía quedan grandes cadenas que esperan al 7 de enero para poner los carteles de rebajas.

"Este año las rebajas de invierno vuelven a ser más un factor psicológico que real porque a fecha de hoy ya hay muchos establecimientos con descuentos que en algunos casos llegan al 50 %. Hay que tener en cuenta que además este año la campaña es compleja porque tuvo mucho tirón el 'Black Friday'", ha señalado Móner.

Pese a ello, desde CECU consideran que estos descuentos invernales "van a seguir teniendo un tirón adicional porque las familias han mejorado su poder adquisitivo y los comercios han mejorado sus ofertas incluso antes de que lleguen los Reyes".

Durante este periodo, las organizaciones de consumidores insisten en que los comercios deben cumplir una serie de normas que garanticen los derechos de los compradores.

Entre ellas, la ley plantea que al menos la mitad de los artículos tengan descuentos para poder publicitar que una tienda está de rebajas, tal y como ha recordado a Efe el portavoz de Facua, Rubén Sánchez.

También ha alertado de que muchos establecimientos estiran el periodo de rebajas hasta dos meses aunque les queden muy pocos artículos con descuentos, a sabiendas de que las autoridades realizan muy pocas inspecciones.

Mismos derechos que en un periodo normal

Ha apuntado que cuando un producto está defectuoso -y no se vende como saldo informando de la tara-, el consumidor siempre tiene derecho a que se lo reparen o sustituyan por otro igual y, si no queda ninguno, deben devolverle el dinero.

CECU ha destacado, además, que las rebajas sólo son relativas a los productos de temporada y no a los saldos y que si un comercio cambia su política de devoluciones o no permite el pago con tarjeta en periodo de rebajas, debe informar al consumidor de estas modificaciones.

Por su parte, desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) han hecho hincapié en que, para evitar las compras compulsivas, se elaboren listas con lo que uno necesita.

El precio rebajado de los objetos debe aparecer al lado del original y si no, el porcentaje de descuento tiene que estar indicado de "de forma clara".

Hay que conservar el tique o factura simplificada de las compras porque si se pierde, también lo hace el derecho a cambiar, devolver o reclamar, ha advertido la OCU.

Ante cualquier problema, la organización ha subrayado que hay que tener claro que se debe actuar igual que en cualquier otro momento porque "se recortan los precios, pero nunca los derechos que se tienen como consumidor".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos