La subida de las bases máximas afectará a hasta 1,5 millones de trabajadores

La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, junto al presidente de la CEOE, Juan Rosell./Efe
La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, junto al presidente de la CEOE, Juan Rosell. / Efe

Las empresas tendrían que pagar hasta 1.761 millones más si se elevaran un 12%, algo que el Gobierno asegura que todavía «no lo ha definido»

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Las empresas tendrían que pagar hasta 1.761 millones de euros más al año si finalmente la base máxima de cotización se elevara un 12%, según denunció este viernes la CEOE en un comunicado. Esta medida afectaría a un 1,5 millones de trabajadores, según los cálculos que el propio Ministerio de Trabajo proporcionó a la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) y que así refleja en su informe, aunque la patronal lo reduce a más de un millón de empleados.

Se trata de aquellas personas que tienen unos ingresos superiores a los 45.644 euros al año, que es la remuneración máxima por la que se debe pagar a la Seguridad Social; es decir, en la actualidad, cualquiera que gane más de dicha cantidad, no cotiza por ello.

Los cálculos que maneja CEOE, que situó el número de afiliados que cotizaron por la base máxima en 1.065.198 en agosto de 2017, se acerca más a la de CC OO, que estima que entre 1,1 y 1,2 millones de trabajadores cotizan el máximo los doce meses del año, mientras que podría aumentar hasta casi 1,5 millones si se incluye a los que han cotizado al menos un mes del año. Ahí podría estar la diferencia.

Lo que tampoco está claro es cuánto más subirá la base máxima de cotización, pues el Gobierno aseguró este viernes que «todavía no lo ha definido» y que está «trabajando sobre ello». Así lo confirmó en la rueda de prensa posterior al consejo de ministros la portavoz y ministra de Educación, Isabel Celaá, quien precisó además que antes de tomar una decisión «este asunto tendrá que pasar por el Pacto de Toledo y por la mesa de diálogo social».

El revuelo en torno a esta hipotética medida se produjo tras la comparecencia ante la Comisión de Presupuestos del Congreso del presidente de la AIReF, quien desveló que el Ejecutivo le había trasladado su intención de elevar entre un 10% y un 12% las bases máximas en 2019 para recaudar entre 1.000 y 1.100 millones adicionales, un cálculo que desde el organismo público consideran «razonable» y que no recoge el plan presupuestario enviado a Bruselas. Ahí sí se contempla, en cambio, una subida de las bases mínimas de cotización del 22,3% -en consonancia con el alza del salario mínimo interprofesional- que también afectaría a otro 1,5 millones de trabajadores y por el que confían en recaudar 1.500 millones. «Nos han comunicado medidas posteriores al plan presupuestario», se justificó Escrivá, pese a que un día después el Gobierno lo niegue.

En la actualidad, la base máxima del Régimen General por la que un trabajador cotiza a la Seguridad Social se sitúa en los 3.803,7 euros al mes, que multiplicado por 12 pagas dan un salario de 45.644 euros brutos al año. Esto supondría que si la base máxima sube un 10% escalará hasta los 50.208 euros anuales.

¿Cuánto dinero significará esto para el empresario y el trabajador? Teniendo en cuenta que la empresa paga un 29,9% del salario de su personal, tendría que abonar 113,7 euros más cada mes o un total de 1.364 euros al año, según un informe de la CEOE. De igual manera, al afiliado, que debe pagar el 6,25% en cotizaciones, le subirá la cuota en casi 23,77 euros más al mes, es decir, 285 euros más al año.

El coste se elevará si la base máxima subiera un 12% hasta los 51.121 euros anuales, el porcentaje máximo que supuestamente valora el Gobierno. En ese caso, el empresario debería pagar 1.760 euros más al año por sus trabajadores mejor remunerados, mientras que al empleado le supondrían 342 euros más.

Cabe resaltar, no obstante, que el Estado asumirá una parte de este incremento del gasto, en torno a entre un 35% y un 40% de lo que cotice el trabajador, puesto que éste se lo deducirá en su declaración de la renta. Y lo mismo hará el empresario, que lo incluirá en su gasto fiscal y se le desgravará del impuesto de sociedades.

«Impacto directo en el empleo»

La CEOE advierte de que este incremento de los costes de la Seguridad Social para las empresas «tendría un impacto directo en el empleo en un momento en el que se están comenzando a notar los efectos de la desaceleración económica». La patronal aprovecha además para «recordar» que son «los empresarios españoles quienes pagan más por cotizaciones a la Seguridad Social en la Unión Europea, tanto en porcentaje del PIB como en porcentaje de la recaudación impositiva». En concreto, la media de Europa no supera el 8% en términos de PIB y el 20% en términos de recaudación, mientras que, en España, la primera ratio se sitúa en el 8,2% y la segunda en el 24,7%.

Por el contrario, los sindicatos mostraron su satisfacción por la hipotética subida. Así, Carlos Bravo, secretario de Protección Social y Políticas Públicas de CC OO abogó por un destope de las cotizaciones, aunque también precisó que debe ser «coherente» y tener su contrapartida en una mejora de la pensión máxima, puesto que el sistema es contributivo.

Por su parte, el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, considera que éste es un «un camino que todo el mundo esperaba, que veníamos planteando desde el sindicato desde hace unos años, que es imprescindible y que situaría el sistema de Seguridad Social español a la altura de los países del entorno europeo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos