210 sucursales bancarias han echado el cierre en Burgos desde 2007

El número de sucursales bancarias en Burgos ha caído drásticamente. /JAQ
El número de sucursales bancarias en Burgos ha caído drásticamente. / JAQ

Los continuos procesos de concentración de entidades han reducido sensiblemente el número de sucursales | Casi el 80% de los municipios de la provincia no cuentan con ninguna oficina

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

El estallido de las crisis inmobiliaria y financiera alteró de lleno el mapa bancario de España en general y Burgos en particular. Y es que, los continuos procesos de fusión y absorción de entidades bancarias, sumados a la puesta en marcha de una política de optimización de recursos por parte de las propias entidades y a la proliferación de la banca online han derivado en el cierre de numerosas sucursales a lo largo y ancho de la provincia.

Los datos son concluyentes. En apenas 11 años han echado el cierre 210 oficinas bancarias, pasando de las 550 que se contabilizaban en 2017 (el máximo histórico) a las 340 actuales. Sólo en el último año han cerrado 11, según los datos aportados por el Colegio de Economistas de Burgos.

La mayor parte de las sucursales bancarias cerradas pertenecían a las antiguas cajas de ahorros locales, integradas años atrás en CaixaBank e Ibercaja. A ellas, no obstante, se les suman los cierres de oficinas del resto de entidades bancarias, ya que ninguna ha escapado de esta tendencia.

Eso sí, a pesar de los continuos cierres, desde el Colegio de Economistas insisten en que la provincia cuenta con una sucursal bancaria por cada 1.079 habitantes. Se trata de un índice muy superior al registrado en el conjunto del territorio nacional, que cuenta con una sucursal por cada 1.719 habitantes y, sobre todo, al de otros países del entorno. Por ejemplo, en Alemania hay una oficina bancaria por cada 3.000 habitantes.

A la vista de esos datos, el decano del Colegio, Carlos Alonso de Linaje, asegura que Burgos está «fuera» de los parámetros actuales en esta materia, por lo que prevé que el cierre de sucursales continuará en los próximos años. Sobre todo, teniendo en cuenta que los procesos de concentración y fusión de entidades no han finalizado.

Escasa cobertura rural

Pero más allá de la estadística general, la provincia presenta una situación particular. Y es que, casi el 80% de los municipios de la provincia no cuentan con ninguna oficina bancaria. Así, según el último informe realizado al respecto por parte del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), 290 de los 371 municipios de la provincia carecen de sucursales bancarias. Se trata, en todos los casos, de los municipios más pequeños, que suponen apenas el 12,4% de la población total de la provincia.

En este sentido, la capital provincial cuenta con más de 120 sucursales, mientras que Aranda y Miranda tienen una veintena cada una. A partir de ahí, los datos de cobertura son menores, y, en la mayoría de los casos, sólo las cabezas comarcales o los núcleos de población con más de 500 habitantes cuentan con oficinas físicas.