El paro baja del 15% por primera vez en la última década

El paro baja del 15% por primera vez en la última década

El número de ocupados vuelve a superar los 19,5 millones diez años después pese a confirmarse una ralentización en la creación de empleo

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Más empleo y menos paro, algo no obstante habitual para esta época del año. Pero la realidad es que en la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada hoy por el INE se reflejan los síntomas de ralentización que está afectando al mercado laboral español y que otros indicadores de la economía avanzaban. Así, de julio a septiembre se crearon 183.000 puestos de trabajo, lo que supone 52.000 menos que en 2017 y 42.600 menos que en 2016, algo que es consecuencia del frenazo que ha sufrido el turismo este verano. El crecimiento del empleo se desacelera tres décimas hasta el 2,51% interanual, frente al 2,8% que registraba el trimestre anterior y un año atrás, y queda muy lejos del ritmo del 3,1% en que avanzaba en el verano de 2016. El objetivo de crear medio millón de puestos cada año pierde fuelle y en los últimos meses sumaron 478.800.

Aún así, se recupera diez años después la cifra de 19,5 millones de ocupados y, de igual manera, la tasa de paro baja del 15% por primera vez desde finales de 2008. Concretamente, el número de desempleados se redujo en el tercer trimestre en 164.100 personas, un 4,7%, lo que vuelve a mostrar una ligera desaceleración, puesto que se trata de la menor disminución desde 2013 y prácticamente la mitad que en 2015, cuando el número de parados cayó en casi 300.000. Aún así, la tasa de desempleo desciende 73 centésimas hasta situarse en el 14,55%, la mejor cifra desde finales de 2008, y el número total de parados se reduce hasta los 3.326.000.

Y esta ralentización también se percibe en lo que respecta a la población activa, que aumentó el pasado verano en 19.800 personas, algo que se debe exclusivamente al incremento del número de hombres (+69.700), puesto que las mujeres activas caen en 69.700 menos. Cabe resaltar que se trata de menos de la mitad de los activos que se sumaron en el mismo periodo del año anterior: 53.000, por lo que el ritmo interanual desciende al 0,32%. Además, el crecimiento ha sido menos intenso que el avance de la población en edad de trabajar, lo que ha supuesto una reducción en la tasa de actividad, que disminuye siete centésimas respecto al trimestre precedente hasta el 58,7%. Aún así, la población activa alcanza los 22.854.000 personas, la cifra más alta desde el segundo trimestre de 2016.

El empleo público avanza a buen ritmo

La mayor parte del empleo creado procede del sector servicios, que aumentó en 210.000 el número de ocupados para dar respuesta a la demanda del turismo estival. Supone, así, cuatro veces más que los puestos de trabajo generados en la construcción: 24.900 en el tercer trimestre, y multiplica por 75 los apenas 2.800 empleos que se crearon en la industria, pese a que en esta época se suceden las sustituciones para cubrir las vacaciones de sus trabajadores. Pero peor parada salió la agricultura, que perdió 54.000 ocupados entre julio y septiembre y suma 8.600 menos en el último año, único sector que pierde empleo.

Cabe resaltar que la mayor oferta de empleo público de la historia ya está dando sus frutos, puesto que la Administración creó casi 50.000 puestos, lo supone prácticamente uno de cada cuatro nuevos trabajos y la mitad de todo el empleo público generado en el último año. De esta forma, el el sector privado avanza a un ritmo anual del 3,2%, un punto por encima del sector privado.

La mayor parte del trabajo generado este verano lo acapararon los hombres (para ellos son casi dos de cada tres nuevos empleos) de nacionalidad española (154.300 puestos de trabajo para los nacionales frente a 29.600 para los extranjeros), algo que viene siendo habitual. Pero más llamativo resulta el hecho de que prácticamente uno de cada dos nuevos ocupados son mayores de 50 años, el colectivo que más dificultades encuentra a la hora de reinsertarse en el mercado laboral, y prácticamente la otra mitad fue a parar a los menores de 25 años (casi 90.000 nuevos empleos para ellos), que aprovecharon así el mejor momento del mercado laboral para ampliar experiencia. Por el contrario, la ocupación bajó en el grupo de edad de 30 a 39, con una caída de 63.600 personas.

Esta polarización del empleo que se refleja en la edad explica en parte que el número de parados de larga duración (aquellos que llevan más de un año buscando un empleo) se haya reducido en 129.300 personas, una caída del 8,5%, lo que ha permitido reducir la cifra total hasta los 1.383.000, el mejor dato desde el tercer trimestre de 2009. Y es que el último año este grupo se ha recortado en más de un 14%, aunque aun así siguen suponiendo cuatro de cada diez parados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos