El empleo crece al mayor ritmo de los últimos doce años y por encima del PIB

En 2018 se crearon más de 560.000 nuevos puestos de trabajo y la tasa de paro cayó al 14,4%, el nivel más bajo de la última década

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Contrariamente a lo esperado y a lo que ocurrió en 2017, el empleo pisó el acelerador en la recta final de año, lo que ha permitido, contra todo pronóstico, cerrar un ejercicio francamente bueno. Ya van cinco años consecutivos creando empleo después de la grave crisis que azotó al país. Pero durante este periodo, nunca se había conseguido generar tantos puestos de trabajo nuevos como este año.

Más información

Y es que 2018 terminó con 566.200 ocupados más que un año atrás, lo que supone la mayor cifra de los últimos doce ejercicios, según se refleja en la Encuesta de Población Activa (EPA) que hoy ha publicado el INE. Así, pese a los síntomas de desaceleración que en estos últimos meses se dejaban sentir ya en el mercado laboral español, se ha conseguido crear más empleo incluso que en 2017, un año que fue excelente en términos de trabajo.

También llegan buenas noticias por el lado del desempleo: el último trimestre del año cerró con 21.700 parados menos (frente al aumento que se dio en este mismo periodo de 2017), con lo que el número de personas que buscan trabajo se ha reducido en 462.400 en los últimos doce meses, lo que supone un 12,3% menos que un año atrás. Y, en este caso, ya van seis años consecutivos en los que el desempleo ha descendido, aunque en esta ocasión a un ritmo inferior al de los últimos cuatro ejercicios. De esta forma, el número total de parados ha caído hasta los 3.304.300 y la tasa de paro se sitúa a final de 2018 en el 14,45%, 2,1 puntos inferior a la de 2017 y el nivel más bajo en los últimos diez años.

Por su parte, la población activa creció en 103.800 personas en 2018 hasta los 22,8 millones, pero al aumentar de manera menos intensa que la población en edad de trabajar, cae en 2018 la tasa de actividad dos décimas y queda situada en el 58,61%.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha sacado pecho de estos «buenos» datos y los ha esgrimido como una prueba de que las políticas económicas del Gobierno van «en la buena dirección».

Pese a lo que se pensaba por el comportamiento del empleo en los últimos meses, en los que se notaba una ligera desaceleración, el último trimestre del año no ha sido nada malo. Se crearon 36.600 nuevos empleos, lo que supone un avance cercano al 3% (2,98%), un nivel que no se veía desde el primer trimestre de 2016 y muy superior al crecimiento del PIB (2,6%), algo que no había ocurrido en los años precedentes. Pero ha sido la Administración Pública quien ha tirado íntegramente del empleo en esta recta final de año, logrando generar 43.400 nuevas ofertas, lo que sirve para compensar la caída de los puestos en el sector público, que perdió 6.900 ocupados en el cuarto trimestre. Con este nuevo incremento, el número de ocupados a cierre de 2018 se eleva hasta los 19.564.600.

También disminuyó en este trimestre el empleo a tiempo completo, del que disfrutan 144.400 personas menos que en el trimestre anterior. Por el contrario, el empleo a tiempo parcial se incrementó en 181.000, con lo que el porcentaje de personas ocupadas que trabaja a tiempo parcial sube nueve décimas, hasta suponer el 14,80%. Esto significa que algo más de uno de cada siete ocupados no cuenta con un empleo a jornada completa, pese a que la inmensa mayoría así lo desea, como se manifiesta en el hecho de que casi un 11% de los ocupados preferiría trabajar más horas.

Sin embargo, el cuarto trimestre de 2018 se ha caracterizado por un aumento del empleo indefinido (más de 100.000) y un descenso del temporal (-88.500), debido a la destrucción de empleo en sectores más estacionales, como la hostelería, lo que ha permitido rebajar seis décimas la tasa de temporalidad hasta el 26,86%.

La industria pierde efectivos

Una vez más ha sido el sector servicios quien ha tirado mayoritariamente del empleo en este último año al crear 428.100 nuevos puestos, incluso pese a que en el cuarto trimestre perdió 43.000 efectivos tras poner fin a la temporada estival. Esto supone que tres de cada cuatro trabajos generados han sido en el sector terciario, lo que supone más que triplicar el incremento de ocupados en la construcción, que cerró el año con 136.300 trabajadores más. Incluso la agricultura, una actividad que está muy tocada, también mejoró sus registros en 2018 con 4.900 trabajadores más. Algo que contrasta con la industria, que lejos de crecer, ha reducido personal: 3.000 menos, lo que supone la nota negativa de esta encuesta, puesto que es precisamente en sector más estable y en el que se dan las mejores remuneraciones.

Más trabajo para los más mayores

Un dato que llama la atención es que más de la mitad de los nuevos puestos de trabajo (un 54,7%) en 2018 fueron a parar a personas de más de 50 años. Así, el colectivo que habitualmente lo tiene más difícil para acceder o cambiar de puesto, los mayores de 55 años, coparon más de 221.000 empleos, lo que supone un avance del 7%, más del doble del crecimiento global. Otros 88.000 nuevos puestos fueron ocupados por personas entre 50 y 54 años.

Por su parte, los jóvenes de 20 a 24 años ganaron 47.500 empleos en 2018 (+5,8%) y los de 16 a 19 años lograron 17.600 puestos de trabajo, registrando el mayor crecimiento anual en porcentaje de todos los grupos de edad (+14,8%).

En el último trimestre de 2018, el número de jóvenes en paro descendió en 25.800 desempleados, lo que supone un 4,9% menos que en el trimestre anterior, con descensos de 17.600 personas entre los jóvenes de 20 a 24 años (-12,8%) y de 8.200 entre los de 16 a 19 años (-2,09%).

 

Fotos

Vídeos