Aún faltan por recuperar casi un millón de puestos de trabajo a tiempo completo

EL sector servicios es el único que ha ganado ocupados. /Archivo
EL sector servicios es el único que ha ganado ocupados. / Archivo

Diez años después de la crisis se cotizan 616 millones de horas menos que en 2008, denuncia USO, que lo achaca a la precarización del empleo

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Si se echa la vista diez años atrás, justo al poco tiempo de estallar la crisis, aún faltan por recuperar casi un millón de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, según denuncia el sindicato USO en un informe elaborado con los datos de la Contabilidad Nacional Trimestral de España del INE. Así, si en el cuarto trimestre de 2008 se registraban 19,4 millones de empleos equivalentes a tiempo completo, a cierre de 2018 había 18,4 millones, es decir, 936.319 menos que una década atrás.

Desde entonces, solo el sector servicios ha ganado ocupados y en el cuarto trimestre de 2018 contaba con más de 325.000 empleos a tiempo completo que los que había en 2008. El resto de actividades, con la construcción a la cabeza –­donde se han destruido casi 850.000 trabajos–­, ha perdido fuelle, incluida la industria, que tiene 406.000 empleos menos que una década atrás.

Para USO, «llama la atención que tenemos más de 1,5 millones de personas ocupadas que empleos a tiempo completo –­a cierre de 2018 había 20 millones de ocupados–­, lo que es una muestra de cómo se ha troceado la ocupación, con una proliferación no voluntaria de la contratación a tiempo parcial que afecta especialmente a las mujeres», se lamentó el sindicato.

No es de extrañar, por tanto, que a su vez falten por recuperar más de 616 millones de horas diez años después del inicio de la Gran Recesión. De nuevo, solo servicios ha remontado y suma en la actualidad 34 millones de horas efectivas de trabajo más que en 2008, frente a las pérdidas acumuladas por la construcción, la industria y la agricultura. Y eso pese a que el número de afiliados a la Seguridad Social superó en marzo los 19 millones y se acerca ya a los niveles de 2008, otra prueba más –­para USO–­ de que «lo que se ha producido ha sido la devaluación del factor trabajo, tanto en sus condiciones de contratación como salariales».

En este sentido, el estudio también resalta que en la última década los trabajadores han acumulado una pérdida de poder adquisitivo del 5,5%, ya que desde 2010 los salarios han estado por debajo de las subidas del IPC. Además, se mantiene una importante brecha de 5,5 euros de media en la remuneración de la hora efectiva de trabajo en función del tipo de jornada realizada: el coste salarial total por una hora efectiva a tiempo completo se sitúa en 16,81 euros, frente a 11,29 euros la hora a tiempo parcial. «Algo que no es fácilmente explicable, salvo que, en la realidad, se realicen más horas de las pactadas y estas no se remuneren, lo que podría explicar esta importante diferencia», apuntó USO.

Despidos baratos

El sindicato también denunció que hay empresas que no están aplicando la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), principalmente las dedicadas a la seguridad privada, aunque también se han visto reticencias en otros sectores como el de la limpieza o centros especializados de empleo, formados en su mayor parte con trabajadores con discapacidades. Lo que hacen algunas empresas es aplicar complementos que no estaban dentro del salario base para que se incremente éste, pero sin que realmente se lleve a cabo un incremento total del salario. «El resultado es que parece que ha habido un incremento salarial, pero en la nómina no se produce ese incremento como tal», explicó USO, que también hizo hincapié en que los empresarios apenas dedican 1 de cada 200 euros de los costes salariales a pagar indemnizaciones por despidos improcedentes.

Temas

Paro, Pib