El PP de Burgos cierra una campaña en la que ha recorrido 10.000 kilómetros por la provincia

El PP de Burgos cierra una campaña en la que ha recorrido 10.000 kilómetros por la provincia
. BC

El candidato 'popular' a la Alcaldía de la capital, Javier Lacalle, ha incidido en la necesidad de movilizar el voto «en clave local»

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

El Partido Popular de Burgos ha cerrado una campaña electoral en la que ha recorrido 10.000 kilómetros en la provincia, según ha destacado este viernes el cabeza de lista de los 'populares' burgaleses a las Cortes de Castilla y León, Ángel Ibáñez.

Ibáñez, acompañado del candidato a la reelección en el Ayuntamiento de Burgos, Javier Lacalle, ha explicado que la campaña se ha centrado en trasladar las propuestas de una forma directa a los vecinos en todo el territorio, según ha recogido Europa Press.

Ángel Ibáñez ha remarcado que el PP afronta la cita electoral con un proyecto renovado y con experiencia en la gestión y ha apelado a la responsabilidad de aquellos que han perdido la confianza en el partido y que respaldarán de nuevo el proyecto 'popular' tras los resultados de las elecciones generales del 28 de abril.

El cabeza de lista a las Cortes Autonómicas se ha referido también a Ciudadanos para advertir de que el partido de Albert Rivera «regalará» los votos a los socialistas en la Comunidad. «Los votos de Ciudadanos van a ir directos al bolsillo de Luis Tudanca», ha añadido.

Campaña «limpia y cercana»

El candidato a la reelección en el Ayuntamiento de Burgos, Javier Lacalle, ha defendido que el PP cierra una campaña «limpia y cercana» y ha incidido en la necesidad de movilizar el voto «en clave local».

Lacalle ha precisado que en las últimas dos semanas el Partido Popular se ha reunido con 48 colectivos de la ciudad y ha llegado a cerca de 4.000 personas a travésde sus dos sedes de campaña, ubicadas en Gamonal y la calle La Paloma.

Finalmente, ha hecho un llamamiento a los burgaleses para que «echen la vista atrás» y recuerden todo lo que el PP ha hecho en la capital burgalesa a lo largo de la última legislatura, a la vez que ha pedido el voto y ha señalado que la fragmentación de las votaciones solo favorecerá al PSOE en Burgos y también en Castilla y León.