Casado y el símil de Notre Dame: «¡Evitemos que arda la prosperidad!»

Casado y el símil de Notre Dame: «¡Evitemos que arda la prosperidad!»

El equipo de campaña del PP se queja de que a su candidato se le aplica un «baremo» distinto al del resto de líderes

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

La catedral de Palma de fondo. Pablo Casado en primer plano rememora el incendio de Notre Dame y enlaza con un nuevo símil. Al líder de los populares el templo que «a punto estuvo de arder» entero le recuerda que «puedes estar construyendo una nación» y «en nueve meses» viene la izquierda y la «destroza». «¡Evitemos que arda esa prosperidad, esa libertad, evitemos que se destruya todo lo que construimos con tanto esfuerzo!», ha llamado al voto en el último mitin de la sexta jornada.

No es la primera vez que un «símil», como suelen justificar en el PP las comparaciones del candidato, le juega una mala pasada a Casado. Ya ocurrió cuando acusó a Pedro Sánchez de preferir aliados «con manos manchadas de sangre» o este fin de semana en Galicia. «Aquí estamos sentadas más de mil personas, pues ETA ha matado a 800. ¿Os imagináis ahora que prácticamente todos los que estáis aquí sentados sois tantas personas como las víctimas de los criminales de ETA?», preguntó a los asistentes al acto electoral cerca de Santiago de Compostela.

Fuentes de la dirección del PP reconocen, nueve días después, que el «manos manchadas de sangre» pudo «escandalizar», pero justifican el tono de otras expresiones por la campaña electoral. Ahí enmarcan la acusación de Casado a Sánchez de «patrocinar la sedición». También creen que a su candidato se le aplica un «baremo» distinto al del resto de líderes y que se pone el foco sólo «en un lado» del espectro político.

Más información: