Casado se sirve de los debates para trasladar una imagen de remontada

Pablo Casado, tras el debate. /Efe
Pablo Casado, tras el debate. / Efe

El candidato del PP cree que será presidente «la semana que viene» y ve la cita de ayer en Atresmedia como un «punto de inflexión» en el que Sánchez se reveló como una opción «invotable»

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

Todo formó parte de una estrategia previamente concebida. Así, al menos, defiende el PP que Pablo Casado corriera el riesgo de quedar desdibujado en el debate de RTVE y ayer aceptara el cuerpo a cuerpo, no sólo con Pedro Sánchez, sino con Albert Rivera, que el primer día acaparó el protagonismo en su pugna por la derecha. En la dirección del partido importa, y mucho, no trasladar la imagen de improvisación o de campaña errática. Y aseguran que si el lunes -tono institucional, contención y propuestas- se buscó al votante de centro que puede estar tentado por Ciudadanos, en Atresmedia el objetivo era el electorado que linda con Vox.

En el entorno de Casado se dan por satisfechos con el papel ejercido. Tanto que, tras el apagón de las encuestas, que desde el lunes ya no pueden publicarse, el PP defiende haber ganado terreno. Y los mismos que relativizaban la relevancia de los debates, los consideran ahora importantes para recuperar voto en la recta final.

El PP de Casado, que parte de unas expectativas electorales por debajo de los cien escaños, necesitaba construir un perfil presidencial, trasladar la idea de que su candidato es «votable» tras una precampaña inflamada en la que los populares se quejan de que sólo han trascendido las expresiones más elevadas. Y en Génova creen haber aprovechado los debates para avanzar hacia su objetivo.

En una entrevista en la Cadena Cope, Casado ha concluido que ayer se produjo un nuevo «punto de inflexión», que la confrontación dialéctica plasmó a un Pedro Sánchez «invotable» incluso para muchos «votantes socialistas». «Yo recordé las frases de Felipe González, Alfonso Guerra, Patxi López o Susana Díaz y, sobre todo, de (José María) Mújica, de una víctima de ETA, que decía que es mejor perder unas elecciones que perder el alma», ha reprochado de nuevo al jefe del Ejecutivo después de que EH Bildu respaldara la moción de censura y los últimos decretos del Gobierno.

El líder de los populares sostiene, en cambio, que, en su caso, ha conseguido hacer llegar la «humildad» de su partido a aquellos votantes defraudados que abandonaron las siglas del PP. «Hay una clara remontada -ha dado por hecho- y, sinceramente, creo que voy a ser presidente del Gobierno la semana que viene».