Rivera esprinta para desalojar a Sánchez y vaticina una remontada

Albert Rivera, acompañado por Cantó y Arrimadas, tras una carrera organizada este viernes por Ciudadanos./AFP
Albert Rivera, acompañado por Cantó y Arrimadas, tras una carrera organizada este viernes por Ciudadanos. / AFP

El líder liberal considera una «falta de respeto» que el PP ofrezca a Vox entrar en el Gobierno

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

Albert Rivera dice que se ve a las puertas de la Moncloa. «Solo falta el esprint final», afirmó hoy antes de echar el cierre a la campaña electoral en Valencia, donde este domingo también se celebran elecciones autonómicas. En el cuartel general de Ciudadanos se ha instalado el optimismo sobre todo a raíz del éxito del catalán en los debates de televisión, sobre todo el primero. Los sondeos internos hablan de una fuerte remontada y le sitúan en un empate técnico con Pablo Casado, de ahí que los liberales se atrevan a vaticinar un vuelco electoral. «Hay posibilidades de que haya cambio en España y va a venir de poco», insisten en la formación naranja.

Rivera sigue convencido en que podrán desalojar a Pedro Sánchez del Ejecutivo con una fórmula a la andaluza, con él y Casado encabezando un Gobierno que apoye Vox en el Congreso. Pero, de momento, no quiere ni oír hablar de la entrada de la formación de Santiago Abascal en un eventual Ejecutivo del centro derecha. Y mucho menos del reparto de ministerios.

«Me parece una falta de respeto», respondio Rivera sobre la puerta abierta a Vox que poco antes había dejado el líder del PP. Más aún que lo haga el candidato de un partido, insinuó, que podría sufrir un importante desplome en estas elecciones, según apuntan todas las encuestas.

En la cúpula naranja lamentan que la estrategia del PP sólo les está haciendo perder cada vez más votos e insisten en la necesidad de movilizar al electorado «porque si hay una alta participación, Sánchez tendrá que hacer las maletas». Por eso, Rivera enfatizó que él no va a «hacer como Casado». «Creo que vamos a ganar», añadió, «ahora es el momento de tener fuerza y energía» para conseguir el mejor resultado posible.

Rivera tampoco se replantea el veto al PSOE y hoy volvió a cerrar la puerta a los socialistas pese a la petición de Sánchez para que «recapacite» y tenga una posición «más constructiva». «No quiero un acuerdo con Sánchez -zanjó-, sino con constitucionalistas».