Robres, un faro electoral que no se apaga