Un participante de 'First Dates' confunde Murcia con Andalucía

Un participante de 'First Dates' confunde Murcia con Andalucía

Samuel llegó al restaurante del amor con unas rastas rubias hasta las rodillas y orejas de elfo

EL NORTE

'First Dates' no deja de sorprendernos y eso que ya suma 743 programas. Semana tras semana, el restaurante del amor se sigue llenando de los personajes más inimaginables que viven en nuestro país.

Ayer, miércoles 10 de octubre, acudió al programa una peculiar pareja. Primero llegaron las chicas: Ana y Carolina, dos malagueñas de 21 y 22 años. Dos jóvenes que se conocen de siempre, «somos como novias pero sin ser novias», dijo la primera. Ana llevaba el pelo teñido de rojo, coletas a lo Pippi Calzaslargas y una tirita en la cara: «Es parte de mi vestuario y es una forma de representar el dolor emocional como dolor físico. Es algo importado del manga y de la cultura del videojuego japonesa».

A continuación, entraron al restaurante dos chicos, Boris y Samuel, de 18 y 20 años, respectivamente, y que llegaban desde Valencia. El primero que estudiaba deportes se enorgullecia «de ser un friki». Era bastante reconocible ya que llevaba media cabeza rapada y la otra media teñida de rojo. Pero su compañero le ganaba, Samuel era dibujante y llevaba unas rastas rubias casi hasta los tobillos y unas puntiagudas orejas de elfo.

Carolina se sentó a cenar con Boris y Ana con Samuel, demostrando que había feeling entre ellos. Los primeros hablaron de los colores con los que habían teñido su pelo, de la cultura y del bullying que sufrieron los dos en el colegio.

En la otra mesa, el joven se mostraba más tímido. Samuel reconoció que le cuesta «hacer amigos, y cuando salgo me gusta estar a mi bola, mirando el móvil». Ella le invitó a conocer Andalucía, y él le dio una respuesta que denota sus escasos conocimientos en geografía: «Ya estuve en Andalucía cuando fui a Murcia de vacaciones» y Ana no se podía creer lo que estaba oyendo. No obstante, no impidió que siguieran charlando de sus fracasos amorosos...

Al final, Ana y Samuel decidieron verse pero como amigos, al igual que Boris y Carolina, cuyo encuentro tampoco cuajó

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos