Alemania anuncia el fin de «los años de vacas gordas»

Olaf Scholz conversa con Angela Merkel./EFE
Olaf Scholz conversa con Angela Merkel. / EFE

El ministro de Finanzas, Olaf Scholz, asegura que el retroceso de la economía mundial afectará al país y admite su temor a una recesión

JUAN CARLOS BARRENA

«Los años de vacas gordas se han terminado». Así de tajante se mostró este domingo el ministro de Finanzas y vicecanciller alemán, Olaf Scholz, a la hora de advertir de que el retroceso de la coyuntura mundial afectará inevitablemente a la primera economía europea después de varios años de crecimiento moderado, pero constante, con exportaciones récord y un descenso del paro a niveles de pleno empleo. En declaraciones al dominical 'Bild am Sonntag', el político socialdemócrata señaló que para este año se espera aún un superávit impositivo, pero declaró finalizada la época en la que «el Estado ingresa más impuestos de lo esperado».

En parecidos términos se expresó el presidente de la Confederación de la Industria Alemana (BDI), Dieter Kempf. Aunque su organización espera para 2019 un nuevo crecimiento de la economía nacional, «los mejores tiempos quedan atrás en términos coyunturales», dijo Kempf, para quien «en el horizonte se aprecian nubes tormentosas que se encuentran relativamente cercanas».

«La inseguridad no ha hecho sino aumentar y, aunque las carteras de pedidos están relativamente llenas, los encargos son cada vez menores», dijo a su vez Ingo Kramer, presidente de la Confederación de Organizaciones Patronales Alemanas (BDA). Entre los factores determinantes para la inminente flojera coyuntural, Kramer citó los enfrentamientos comerciales a nivel internacional y los movimientos proteccionistas de países como Estados Unidos, una posible recesión en China y las consecuencias de un 'brexit' descontrolado.

Se incrementarán los impuestos a grandes consorcios internacionales como Amazon o Facebook

El presidente de la BDA señaló igualmente como problema nacional la falta de mano de obra especializada. «No hay suficientes aprendices», dijo Kramer, quien exigió del Gobierno medidas urgentes para afrontar la crisis demográfica y facilitar la llegada de técnicos de países ajenos a la Unión Europea.

Exigencias rechazada

Por otro lado, el ministro de Finanzas rechazó las exigencias de sus socios conservadores en el Gobierno de eliminar por completo la llamada tasa de solidaridad, un impuesto suplementario del 5,5% que se aplica al IRPF y al de sociedades y empresas desde 1991 para financiar el relanzamiento económico del este del país. Scholz recordó que el acuerdo de coalición contempla descargar de ese impuesto hasta 2021 a la gran mayoría de la población, pero que el 10% de ciudadanos más ricos continuará pagándolo.

Asimismo, anunció que incrementará los impuestos a grandes consorcios internacionales como Amazon, Facebook o Starbucks y que espera alcanzar un consenso global para establecer unas tasas mínimas en el G-7 o el G-20 con la ayuda de Francia y Japón. Aunque tiene planteado un plazo para un acuerdo. «Si no hay consenso hasta la cumbre de la OCDE en verano de 2020, apostaremos junto con Francia por una solución europea. Entonces estableceríamos de manera vinculante a partir de enero de 2021 nuevas tasas fiscales de la UE para ese tipo de grandes consorcios internacionales», advirtió Scholz.

El antiguo alcalde-gobernador de Hamburgo aprovechó además la entrevista para promocionarse como candidato socialdemócrata a la Cancillería Federal. Tras comentar que la sucesora de Angela Merkel en la presidencia de la Unión Cristianodemócrata, Annegrett Kramp Karrenbauer, aspira a la jefatura del Gobierno germano como líder de su formación, Olaf Scholz subrayó que «para un vicecanciller de la República Federal de Alemania vale lo mismo».

 

Fotos

Vídeos