Dos jueces del Supremo de California califican la pena de muerte como un sistema «disfuncional»

Dos jueces del Supremo de California califican la pena de muerte como un sistema «disfuncional»
EFE

Los magistrados consideran que la condena capital «no imparte justicia de manera apropiada»

REUTERS/EPLos Ángeles

Dos miembros del Tribunal Supremo de California han calificado este jueves la pena de muerte como un «sistema caro y disfuncional» que no da la justicia apropiada. La denuncia fue escrita por el juez Goodwin Liu y acompañada por el juez Mariano Florentino Cuellar, ambos nombrados por Jerry Brown, antecesor y compañero demócrata del gobernador Gavin Newsom, que hace dos semanas impuso una moratoria sobre la pena de muerte en el estado más poblado del país.

Liu y Cuellar han señalado que su crítica no tiene nada que ver con la «moralidad o constitucionalidad de la pena de muerte» y han expresado su empatía por las víctimas y sus familias. En sus declaraciones, los jueces han recalcado el caso en cuestión en el recurso de apelación de Thomas Potts, condenado en 1998 por los asesinatos y el robo de una pareja de ancianos en su vivienda de Hanford, en California, donde Potts trabajaba a tiempo parcial como personal de mantenimiento.

«La pena de muerte es un sistema caro y disfuncional que no imparte justicia de forma apropiada», han indicado los jueces en su comunicado. Los votantes aprobaron una medida en 2016 para acelerar el proceso, pero esa iniciativa no ha funcionado, en parte porque carecía de los fondos adicionales necesarios para implementar las reformas necesarias, según los jueces. Sin embargo, también han prometido que continuarán respetando las sentencias de muerte «cuando la ley así lo exija».

Newsom firmó a mediados de mes una moratoria a la pena de muerte, una medida que afecta a los 737 presos condenados a pena capital en el estado. La decisión fue criticada por el presidente del país, Donald Trump, quien antes de la firma de la moratoria ha acusado a Newsom de «desafiar a los votantes» y «suspender la ejecución de 737 asesinos a sangre fría».