El sarampión pone en jaque a Nueva York

El alcalde ha decretado la «emergencia pública de salud» y ha instado a los barrios más afectados a vacunarse para «proteger al resto de la comunidad y ayudar a reducir la epidemia»

Elena Martin Lopez
ELENA MARTIN LOPEZMadrid

«Hay mucha desinformación». Megan, una estudiante de derecho neoyorkina, se refiere así al brote de sarampión que tiene en alerta a la Gran Manzana. «Un gran número de gente joven en Nueva York no está vacunando a sus hijos y como nadie puede realmente forzarles a ello, seguramente la epidemia se extienda todavía más», añade. «Yo no entiendo cómo alguien puede no querer vacunarse, a sí mismo o a su desdendencia».

Los funcionarios neoyorkinos llevan luchando contra el brote durante meses en comunidades judías ultraortodoxas en Brooklyn. Han dado charlas de educación y divulgación de las vacunas, han trabajando con rabinos, han distribuido miles de flyers informativos para alentar a los padres a vacunar a sus hijos y, viendo que con eso no era suficiente, incluso han prohibido que los estudiantes no vacunados asistiesen al colegio, según recoge The New York Times.

Como nuevos casos han seguido apareciendo, este miércoles el alcalde Bill de Blasio ha declarado «una emergencia de salud pública», instando a las personas no vacunadas (niños y adultos) que viven, trabajan o asisten a la escuela en Williamsburg, Brooklyn, -el barrio más afectado- a inmunizarse para «proteger al resto de la comunidad y ayudar a reducir la epidemia». En el caso de no cumplir la orden, pueden enfrentarse a multas de hasta 1.000 dólares o incluso a penas de prisión.

«Este es el epicentro de un brote de sarampión que es muy, muy preocupante y debe tratarse de inmediato», ha dicho De Blasio en una conferencia de prensa en la biblioteca pública de Williamsburg. «La vacuna contra el sarampión funciona, es segura y efectiva, está probado en el tiempo. Ha habido un progreso real en el tratamiento del problema, pero simplemente no está funcionando lo suficientemente rápido y ha llegado el momento de adoptar un enfoque más severo», ha añadido.

Por el momento no ha habido muertes asociadas al brote de la enfermedad, aunque sí 21 hospitalizaciones, incluidas cinco entradas en la Unidad de Cuidados Intensivos, ha advertido la Alcaldía.

Los barrios afectados:

Bensonhurst:
1 caso confirmado de sarampión (no hay casos adicionales desde noviembre de 2018).
Borough Park:
49 casos confirmados (no hay casos adicionales desde la semana pasada).
Playa de Brighton:
1 caso relacionado con viajes.
Crown Heights:
1 caso confirmado (no hay casos adicionales desde la semana pasada).
Midwood / Marine Park:
3 casos confirmados de sarampión (no hay casos adicionales desde la semana pasada).
Williamsburg:
228 casos confirmados de sarampión (26 casos adicionales desde la semana pasada).
Flushing:
2 casos confirmados (no hay casos adicionales desde la semana pasada).

Cientos de casos

Desde octubre de 2018 ha habido 285 casos confirmados de sarampión en Brooklyn y Queens, 246 eran menores y solo 39 adultos. La mayoría han involucrado a miembros de la comunidad judía ortodoxa. En todo el país ha habido 465 casos de sarampión desde el inicio de 2019, con 78 nuevos casos solo en la última semana, según advirtieron el lunes los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE UU.

En 2018, Nueva York y Nueva Jersey representaron más de la mitad de los casos de sarampión en el país, y el brote continuo ha llevado a medidas inusuales. Hace dos semanas, el condado de Rockland, al norte del estado de Nueva York, prohibió a los niños sin vacunar entrar a los espacios públicos durante 30 días como respuesta a un brote de sarampión en la zona, con 161 casos detectados, especialmente entre la población ortodoxa.

A pesar de que las medidas de forzar la vacunación no están siendo muy bien recibidas por los anti-vacuna, que consideran que están en su derecho a decidir si inmunizar o no a sus hijos, el alcalde ha dicho que están «absolutamente seguros de que tenemos el poder para hacer esto porque es una emergencia de salud pública».

La orden permanecerá vigente hasta la próxima reunión de la Junta de Salud de la Ciudad de Nueva York programada para el 17 de abril de 2019, cuando se decidirá si mantenerla o rescindirla.

¿Qué es el sarampión?

El sarampión es una infección respiratoria muy contagiosa que provoca una erupción cutánea en todo el cuerpo y síntomas gripales. Puede ser grave en todos los grupos de edad, pero los grupos de riesgo -bebés, niños pequeños, embarazadas, ancianos y personas cuyo sistema inmunológico está debilitado- tienen más probabilidades de sufrir complicaciones.

El sarampión es una enfermedad altamente contagiosa que se transmite cuando las personas inspiran fluidos infectados por el virus o entran en contacto con ellos. A pesar de estar contagiado, los síntomas pueden no aparecer hasta 8-10 días después y la enfermedad se vuelve más contagiosa cuando el afectado tienen fiebre, secreción nasal y tos.

No existe un medicamento específico para tratar el sarampión, pero las vacunas se han mostrado efectivas para prevenirlo.

Más información