EE UU escucha a Trump discutiendo pagos a una modelo de Playboy

EE UU escucha a Trump discutiendo pagos a una modelo de Playboy

Karen McDougal era una de las espectaculares mujeres con voluminosos escotes y pocos escrúpulos con las que el magnate mantuvo un romance de diez meses en 2006

MERCEDES GALLEGONueva York Corresponsal

«¿Qué clase de abogado graba las conversaciones de sus clientes?», se preguntaba ayer indignado Donald Trump en su tweet vespertino. El suyo, Michael Cohen, que hasta que fue acusado en abril de múltiples fraudes llevaba más de una década como su hombre de confianza. En las grabaciones que han llegado a manos de CNN discute con él los métodos para comprar el silencio de la modelo porno de Playboy con la que tuvo un affair.

Karen McDougal era una de las espectaculares mujeres con voluminosos escotes y pocos escrúpulos con las que el magnate mantuvo un romance de diez meses en 2006, mientras su esposa Melania amamantaba al hijo de ambos. Diez años después en plena campaña electoral la modelo amenazaba con contar su historia a los tabloides. «Tendremos que pagar», le dice Cohen a Trump en la cinta, en la que la voz del presidente suena lejana y confusa.

El National Enquirer le compró los derechos exclusivos por 150.000 dólares con la única intención de enterrar la historia para siempre. Cohen informó a Trump de que tendrían que devolverle ese dinero «a nuestro amigo David» Pecker, presidente del grupo American Media Inc. al que pertenece el tabloide.

«Págale en efectivo», sugirió Trump, pero su pit bull tenía otros planes. «No, no, no, lo tengo arreglado». Su estrategia era montar una empresa fachada con la que devolver los pagos y de paso utilizarla después para comprar el silencio de Stormy Daniels por 130.000 dólares, una actriz porno que también entretuvo al magante en la cama durante el embarazo y maternidad de su esposa.

Ambas mujeres le han demandado ante los tribunales por estos arreglos que consideran fruto del engaño, en los cuales vendieron los derechos a contar su propia historia. McDougal llegó a un acuerdo con American Media Inc para romper el acuerdo y narrarla con detalle en una entrevista con CNN, mientras que Daniels sigue poniéndoselo difícil en los tribunales.

Dos años después de que fuera elegido presidente y ese y otros grotescos asuntos de faldas salieran a la luz sin consecuencias electorales, a los estadounidenses no parece importarle. El impacto de la cinta dada a conocer reside más en el potencial de otras grabaciones que puedan haber sido interceptadas por el FBI durante los operativos en los que incautó documentos y aparatos de Cohen. Los medios de ultraderecha le llamaban ayer «Rata» en titulares. «Tenemos transcripciones de todas las cintas», atajó el ex alcalde de Nueva York Rudy Giuliani que le ha sustituido como abogado personal de Trump. «Nos sentimos cómodos con todo lo que se dice».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos