Polémica en la Eurocámara por contratar como becaria a la hija del portavoz de Putin

Elizaveta Peskova, becaria de un eurodiiputado e hija mayor del actual portavoz del Kremlin. /Instagram
Elizaveta Peskova, becaria de un eurodiiputado e hija mayor del actual portavoz del Kremlin. / Instagram

Elizaveta Peskova, de 21 años, trabaja desde noviembre a las órdenes de un eurodiputado francés que perteneció al Frente Nacional de Marine Le Pen

RAFAEL M. MAÑUECO Corresponsal. Moscú

Elizaveta Peskova, de 21 años e hija mayor del actual portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, trabaja desde noviembre como becaria en el Parlamento Europeo a las órdenes del eurodiputado francés, Aymeric Chauprade, que perteneció al Frente Nacional de Marine Le Pen hasta 2015 y ahora se ha coaligado y es vicepresidente del grupo parlamentario denominado Europa por la Libertad y la Democracia (EFDD) del que forman parte el Movimiento 5 Estrellas italiano y la formación británica antieuropea UKIP.

El fichaje ha provocado revuelo entre los parlamentarios por la proximidad de los comicios europeos y el temor a que Peskova sea un «caballo de Troya» del Kremlin en su incesante batalla por desestabilizar la política en el Viejo Continente mediante todo tipo de métodos de injerencia invasiva, incluidos ciberataques y noticias falsas.

El propio Peskov ha tenido que salir a la palestra a regañadientes para asegurar que la presencia de su hija en la oficina de Chauprade «forma parte de la práctica habitual de contratar estudiantes» en la Eurocámara. «No quisiera comentar nada más relacionado con mi hija, ya que este asunto no tiene nada que ver con mis funciones oficiales ni con mi trabajo», añadió.

La noticia de que Peskova desempeña funciones al servicio de Chauprade provocó el lunes las protestas de la diputada letona, Sandra Kalniete y el lituano, Petras Austrevicius. Ambos consideran el asunto una seria «amenaza de seguridad», ya que la hija del portavoz del presidente Vladímir Putin «podría tener acceso a documentos internos del Parlamento Europeo».

Pero, en declaraciones a la emisora Radio Free Europe, Chauprade, que tiene 50 años, manifestó que «en efecto, Miss Peskova es hija de una persona con mucha influencia en Rusia, pero ella como estudiante tiene no menos derecho que otros estudiantes a ser becaria». Subrayó que no es cierto que tenga al alcance documentos confidenciales y tiene prohibido escuchar cualquier conversación dentro de su despacho.

El eurodiputado galo también ha hecho declaraciones al diario Le Monde, reproducidas por la publicación rusa Gazeta.ru, señalando que su becaria rusa «lleva conmigo desde noviembre y su contrato fue ratificado por la administración de la Eurocámara, yo no la admití de forma oculta o irregular». Le Monde sostiene que Peskova figura en la lista de empleados temporales de la «comisión de Política Exterior y la subcomisión de Seguridad y Defensa del Parlamento Europeo».

Sin embargo, está todavía muy presente en el recuerdo la actividad de Anna Chapman, acusada de espionaje en Estados Unidos y después canjeada, y María Bútina, actualmente encarcelada por la Justicia norteamericana y a la espera de ser procesada, también por espionaje. Ambas, jóvenes y muy atractivas, utilizaron supuestamente su encanto para, según testimonios recogidos por la acusación, encandilar a altos cargos y así poder acceder a círculos en donde poder recabar información sensible.

Peskova, que lleva viviendo y estudiando en Francia desde los 11 años, se jacta de ser una chica seductora, glamurosa y elegante. Tiene una cuenta en Instagram con casi 80.000 seguidores. Su agitada vida social se ha venido desarrollando entre París, Bruselas y Moscú, a donde viaja de vez en cuando. Chauprade dice que «conozco a Peskova desde hace tiempo, pero me enteré por casualidad de que estudia Derecho en París». Al parecer, se vieron después y acordaron lo de la beca.

Chauprade, de claras simpatías prorrusas, es miembro de la comisión de Política Exterior de la Eurocámara y del subcomité de Seguridad y Defensa. Fue invitado por Moscú como «observador» al referéndum que se celebró en Crimea en marzo de 2014, consulta que consideró legítima y tras la que apoyó la anexión de la península por parte de Rusia.