Putin busca dejar sin líderes a la oposición

Putin busca dejar sin líderes a la oposición

La dirigente Liubov Sóbol, que lleva 20 días en huelga de hambre, detenida antes de unirse a una protesta que acaba con casi 700 arrestos

RAFAEL M. MAÑUECOMoscú

Bajo el lema 'Recuperemos el derecho a tener elecciones', Moscú vivió ayer una nueva jornada de movilización en protesta por la exclusión de todos los candidatos opositores a las elecciones a la Duma local (asamblea legislativa) que tendrán lugar en la capital rusa el próximo 8 de septiembre. La concentración, al igual que las llevadas a cabo el domingo 21 y el sábado 27 de julio, no estaba autorizada. La Policía volvió a emplearse a fondo con los manifestantes, aporreándoles con dureza incluso si se trataba de ciclistas todavía con su bicicleta en el suelo, y practicando arrestos masivos. Según el Ministerio del Interior, a la marcha acudieron unas 1.500 personas aunque los organizadores hablan de 5.000. La movilización fue menor que la semana anterior pero muestra la determinación de los críticos del Kremlin.

Ya por la tarde, cuando el acto aún no se había disuelto y cientos de personas continuaban gritando consignas a lo largo del céntrico Anillo de los Bulevares, las plazas Pushkin y Trúbnaya y la calle Arbat, la cifra de detenidos superaba ya los 685. Si se da por buena la cifra de 1.500 asistentes, casi la mitad habrían terminado arrestados. El sábado anterior la cifra se aproximó a los 1.400.

Antes incluso de que tuviese tiempo de llegar a la protesta fue sacada a la fuerza de un taxi Liubov Sóbol, activista opositora y abogada de Fondo de Lucha contra la Corrupción (FBK), organización creada por el también jurista y principal crítico del presidente Vladímir Putin, Alexéi Navalni. La candidatura de Sóbol, que lleva 20 días en huelga de hambre, también fue rechazada en Moscú.

Navalni, que fue condenado a 30 días de prisión administrativa el 24 de julio por llamar a participar en las movilizaciones a fin de forzar a las autoridades a registrar todas la candidaturas a los comicios del 8 de septiembre, denunció un intento de envenenarle en la misma prisión. Hace una semana tuvo que ser hospitalizado con una fuerte erupción en los párpados, dado de alta y reenviado a la celda.

Registros e intimidación

Otros líderes opositores, también apartados de su derecho a ser candidatos, fueron sentenciados en los últimos días a penas de prisión menor. Tal es el caso de Dmitri Gudkov y de Ilía Yashin. Ayer, entre los casi setecientos detenidos, además de Sóbol, fueron enviados a comisaría varios periodistas, entre ellos el corresponsal del canal Dozhd, Vladímir Romenski, que no tuvo tiempo siquiera de entrar en directo para informar de la protesta. Otros dos corresponsales, el de Snob, Nikita Pavliuk-Pavlichenko, y Elena Vánina del diario 'Védomosti', fueron también arrestados por el simple hecho de intentar llevar a cabo su labor informativa.

De las casi 1.400 personas arrestadas el sábado 27 de julio, 88 fueron puestas a disposición judicial bajo la acusación de «disturbios masivos», delito que puede castigarse hasta con 15 años de cárcel, y 332 recibieron una multa. Además, el Comité de Instrucción tiene abierta una investigación para determinar si el Fondo de Lucha contra la Corrupción de Navalni y Sóbol ha blanqueado dinero.

El domingo día 21 de julio salieron a la calle en la capital rusa unas 22.000 personas, acción que recordó las multitudinarias concentraciones de finales de 2011 y comienzos de 2012 en contra de que Putin presentase su candidatura de nuevo a unos comicios presidenciales. Por eso, y tras los llamamientos de la oposición a continuar con las protestas, hubo registros en las sedes de varias organizaciones opositoras, mensajes intimidatorios y arrestos preventivos. Las fuerzas opositoras convocan un nuevo mitin, este sí autorizado por el Ayuntamiento de Moscú, en el que se plantean como meta reunir a 100.000 personas.