Italia coge «fiebre» por su pulso con Bruselas

El ministro de Economía italiano, Giovanni Tria./EFE
El ministro de Economía italiano, Giovanni Tria. / EFE

El ministro de Economía del Gobierno de Roma reconoce que el país no podrá aguantar mucho tiempo con la prima de riesgo tan alta por las consecuencias para los bancos

DARÍO MENORCorresponsal. Roma

El Gobierno italiano plantea su pulso con la Unión Europea por los Presupuestos del año que viene como una lucha por defender los intereses de los más débiles que, según promete, serán los grandes beneficiarios del aumento del déficit hasta el 2,4%. Desde Bruselas, en cambio, se cuenta la historia de una forma completamente diferente. «Escucho decir que son la cuentas del pueblo contra la burocracia, pero no es así», advirtió en una entrevista publicada este miércoles por el diario 'La Repubblica' Pierre Moscovici, comisario europeo de Asuntos Económicos. «Cuando sube la deuda aumenta el gasto en intereses, que ya le cuesta hoy 1.000 euros a cada italiano por un total de 65.000 millones de euros, como todo lo que el país gasta en educación. Pagar la deuda es el peor gasto público imaginable y sustrae recursos a la lucha contra la pobreza, las inversiones y las infraestructuras».

Las advertencias sobre las consecuencias del choque de trenes también comienzan a llegar desde casa. Incluso desde las propias filas del Ejecutivo. Giovanni Tria, ministro de Economía, reconoció anoche en un programa de televisión de la Rai el peligro que supone el aumento de la prima de riesgo, que se ha triplicado en los últimos seis meses y cerró este miércoles en 322 puntos básicos. Este nivel es para Tria una señal de que el país está enfermo. «No es la fiebre a 40 grados centígrados, pero tampoco a 37», comentó. El ministro pactó inicialmente con Bruselas un déficit del 1,6% para el año que viene, aunque luego le tocó tragar con la subida hasta el 2,4% debido a las presiones de los 'hombres fuertes' del Gobierno: Luigi Di Maio, líder del Movimiento 5 Estrellas, y Matteo Salvini, su homólogo en Liga.

«Este nivel de prima de riesgo no podremos mantenerlo durante mucho tiempo, no tanto por el impacto sobre el interés de la deuda, sino por los problemas que supone para el sistema bancario, que es la parte más débil», advirtió Tria. Esos problemas a los que se refería los llevan ya tiempo notando los bancos italianos: desde el primer trimestre han perdido 7.000 millones de euros en capitalización bursátil. Este miércoles las acciones de los principales institutos de crédito del país se dejaron entre 4 y 3 puntos porcentuales en la Bolsa de Milán. Estos descensos, advierten los economistas, tienen consecuencias directas para las empresas y familias, a las que les resulta cada vez más difícil y caro conseguir préstamos. Este escenario ha llevado a numerosos empresarios, sindicatos y expertos a pedir al Gobierno que dé marcha atrás antes de que la situación siga empeorando.

«No podemos permitirnos tres semanas de incertidumbre más», advirtió la presidenta de la asociación de empresarios Confesercenti, Patrizia De Luise, haciendo referencia al plazo que el Ejecutivo tiene para presentar unos nuevos Presupuestos. «No solo nos preocupan los mercados sino también que haya un riesgo de contagio en la economía real». Pese a estas advertencias, tanto Di Maio como Salvini no parecen de momento dispuestos a dar marcha atrás.

Más información:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos