Trump prevé también la retirada de Afganistán

Trump. /Afp
Trump. / Afp

Planea que regresen unos 7.000 militares, la mitad de los 14.000 que tiene desplegados en ese país asiático

ANJE RIBERA

Veinticuatro horas después de que Donald Trump anunciara el fin de la operación militar estadounidense en Siria, se ha filtrado que el presidente de Estados Unidos planea asimismo retirar de Afganistán a unos 7.000 militares, la mitad de los 14.000 que tiene desplegados en ese país asiático, según ha publicado el diario 'The New York Times', que cita fuentes militares.

La decisión, además, se conoce poco después de la dimisión del hasta ahora jefe del Pentágono, el general James Mattis, que se marcha por desacuerdos sobre la presencia de tropas en las zonas en conflicto. Trump fue elegido presidente con la promesa de replegar al máximo las operaciones en el exterior, aunque hasta ahora Mattis y otros asesores le habían convencido de mantener o incluso ampliar la presencia en algunos países.

El repliegue de la mitad del contingente en Afganistán se ve como un primer paso en el cumplimiento de esa promesa de reducir al máximo la presencia militar, aunque muchos alertan de que puede aumentar el caos en el país asiático. No obstante, fuentes de la Casa Blanca han argumentado que la decisión tendría como objetivo que Kabul sea más dependiente de sus tropas, si bien existe el temor de que no puedan hacer frente al empuje de los talibanes, que han incrementado sus ofensivas en los últimos meses.

Las tropas estadounidenses en Afganistán dejaron de combatir en 2014 y están dedicadas actualmente a entrenar y orientar a las fuerzas afganas, así como a labores de contraterrorismo contra Al-Qaida y el Estado Islámico. Pese a ello, los ataques aéreos norteamericanos se han situado este 2018 en máximos desde el inicio de la guerra hace diecisiete años.

«No hay una solución militar»

La Casa Blanca había anunciado horas antes que se había empezado con el repliegue de sus 2.000 militares en Siria después de que Trump proclamase la derrota del Daesh en el país presidido por Bashar al-Asad.Fuentes oficiales afganas citadas por el diario neoyorquino han señalado que el Gobierno estadounidense no había dado indicativo de ningún tipo sobre la posibilidad de una retirada de tropas.

La noticia ha sido publicada un día después de que el enviado especial de Estados Unidos para Afganistán, Zalmay Jalilzad, hubiera afirmado que los talibanes aceptaban que «no hay una solución militar» al conflicto y que se debe optar por una vía política para acabar con la guerra. Jalilzad, que encabeza los esfuerzos de Washington para lograr un acuerdo de paz, ha participado esta semana en una serie de reuniones con una delegación de los insurgentes en la ciudad emiratí de Abú Dhabi.

«Los talibanes han dicho que no hay una solución militar, que no pueden derrotarnos», dijo. Así, agregó que han defendido que «primero deben sentarse con Estados Unidos y luego con el Gobierno afgano para resolver el problema». En este sentido, ha señalado que considera «un error» que los insurgentes no quisieran reunirse con la delegación del Gobierno afgano que se desplazó a Emiratos Árabes Unidos (EAU).

«Los países que estuvieron presentes dijeron que esta postura de los talibanes era muy negativa y se plantearon dudas sobre si realmente querían la paz», apuntó en una entrevista a la cadena de televisión local Tolo TV.

Más información

 

Fotos

Vídeos