Desembarcan todos los inmigrantes del barco Diciotti en Catania

Migrantes desembarcan en el puerto de Catania. / Foto: Orietta Scardino (Efe) | Vídeo: EP

Se pone fin así a cinco días de bloqueo en el puerto italiano y al enfrentamiento entre Salvini y la UE

REUTERS / EPCatania (Italia)

El Gobierno de Italia ha dado por fin luz verde al desembarco de los 134 migrantes que todavía se encontraban a bordo del buque de rescate marítimo Diciotti, que llevaba atracado cinco días en el puerto siciliano de Catania, poniendo así a la travesía de los inmigrantes y al enfrentamiento entre el Ejecutivo italiano y la Unión Europea.

La Oficina de Salud Marítima del puerto de Catania había ordenado el desembarco de 16 de los inmigrantes que se encontraban atrapados en el barco de la Guardia Costera italiana ante la negativa del Gobierno a acogerlos.

Un equipo de médicos y de inspectores del Ministerio de Sanidad subieron a bordo del patrullero este sábado para examinar a los inmigrantes, dos de ellos con síntomas de padecer tuberculosis. El examen médico ha certificado violaciones de algunas de las mujeres que fueron agredidas durante su estancia en los campamentos libios y que ahora padecen traumas físicos y psicológicos. Además se han podido certificar dos casos graves de sarna.

Por todo ello, el equipo recomendó el desembarco de estas 16 personas -once mujeres y cinco hombres-, que se suman a los 27 menores de edad que ya pudieron pisar tierra hace unos días. Todos pertenecen a un grupo de más de 150 inmigrantes que están en el Diciotti en el puerto de Catania, Sicilia, desde el pasado 20 de agosto tras ser rescatados en el Mediterráneo.

El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, ha anunciado que Albania se ha ofrecido a acoger a 20 de los migrantes, al tiempo que Irlanda ha propuesto acoger a unos 25, mientras que el resto serán refugiados por la Iglesia italiana sin ningún tipo de aportación por parte del Estado.

«La Iglesia ha abierto su corazón y su cartera», ha apuntado Salvini, del partido ultraderechista Lega Norte, a sus seguidores durante un mitin en la ciudad de Pinzolo. El ministro del Interior ha liderado una campaña contra la inmigración desde que su Gobierno se hizo con el poder en junio de este año. En estos momentos está siendo investigado por un fiscal siciliano por abuso de poder, secuestro y arresto ilegal de cientos de inmigrantes.

«Ser investigado por defender los derechos de los italianos es una vergüenza», ha apuntado en ese sentido durante su discurso. Este mismo sábado, Naciones Unidas ha hecho un llamamiento a la cooperación entre todas las partes implicadas en la controversia migratoria tras una reunión con enviados de 10 países de la UE en Bruselas.

«Personas aterrorizadas que necesiten la protección internacional no deberían verse en medio de un enfrentamiento político», ha alegado la agencia de Naciones Unidas para los refugiados, ACNUR, en un comunicado sobre el tema. La agencia ha hecho un llamamiento a todos los miembros de Naciones Unidas para que ofrezcan «de manera urgente» acogida a los inmigrantes rescatados en el Mediterráneo, mientras que ha urgido a Italia a permitir el desembarco de los migrantes que aún se encontraban a bordo del barco.

La política de «puertos cerrados» del Gobierno, impulsada por Salvini exige una solución europea para el reparto de los inmigrantes. La única ayuda directa que ha recibido por parte del bloque ha sido a última hora del sábado, con las ofertas de Irlanda y Albania. El propio Salvini ha despreciado este sábado las numerosas protestas y peticiones para que acceda a desembarcar a los inmigrantes del 'Diciotti'. «Estoy muy tranquilo y estoy trabajando con buenas perspectivas para una solución positiva: cada queja es una medalla para mí», ha argumentado.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos