El terrorista abatido en Francia estuvo en España implicado en crimen organizado

El terrorista abatido en Francia estuvo en España implicado en crimen organizado

La Policía francesa ha detenido a un segundo hombre en relación al ataque del supermercado

AGENCIASSevilla / París

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha informado este sábado de que el terrorista que este viernes fue abatido tras atrincherarse en un supermercado de la localidad francesa de Trèbes, en el departamento de Aude, «en alguna ocasión» ha estado en España pero no vinculado con el terrorismo, sino que «formaba parte de una organización criminal que se dedicaba al tráfico de drogas y otra que, a nivel internacional, estaba dedicada al crimen organizado».

En declaraciones a los periodistas en Sevilla, Zoido ha explicado que tienen constancia, gracias al intercambio de información con el país vecino, de que el terrorista «en ocasiones ha pasado del sur de Francia a España» donde «estaba localizado».

Preguntado por la seguridad del país tras este último ataque terrorista en Francia, el ministro ha indicado que en España está vigente el nivel 4 de seguridad, «reforzado tras los atentados de Barcelona y Cambrils».

Con todo, Zoido ha querido trasladar al pueblo francés su «repulsa» por lo ocurrido y también su más sincero sentimiento de proximidad y acercamiento «hacia el dolor que están teniendo las familias y amigos de las víctimas».

Detenido un segundo

Un amigo del terrorista que ayer asesinó a cuatro personas en el sur de Francia y fue abatido tras una toma de rehenes en un supermercado de la localidad de Trèbes fue detenido anoche por su presunta implicación en los hechos, indicaron hoy fuentes judiciales.

Este segundo detenido del círculo de Redouane Lakdim es un menor nacido en 2000, al que se le investiga por el cargo de pertenencia a una organización terrorista, precisaron a Efe las fuentes.

Desde ayer, el fiscal a cargo de la investigación, François Molins, había informado del arresto de una joven de 18 años, la pareja de Lakdim.

Este yihadista, de 25 años y con doble nacionalidad marroquí y francesa (fue naturalizado en 2015) tenía antecedentes por delitos comunes (incluso había cumplido una pena de prisión en 2016) y estaba fichado por riesgo de radicalización.

De hecho, como reconocieron ayer Molins y el ministro del Interior, Gérard Collomb, había sido objeto de seguimiento por los servicios secretos a partir de 2014 por sus relaciones con el movimiento salafista.

Entre 2016 y 2017 los servicios secretos le volvieron a vigilar pero no detectaron ningún «signo precursor» que les pudiera hacer sospechar que iba a cometer una acción terrorista, según el fiscal.

En la región en torno a la ciudad de Carcasona, donde vivía, tenían identificado desde 2008 a un grupo de radicales vinculado al Tabligh, un movimiento cuya estructura dirigente para el sur de Europa se encuentra en Barcelona, según un policía citado por «Libération». Por eso se supervisaban los viajes que realizaban sus miembros a esa ciudad.

Más información

 

Fotos

Vídeos