Kramp-Karrenbauer tiene las simpatías de los votantes alemanes como sucesora de Merkel

Kramp-Karrenbauer, en una imagen de archivo./REUTERS
Kramp-Karrenbauer, en una imagen de archivo. / REUTERS

Hasta un 38% de los simpatizantes de la CDU la prefieren como líder de la formación, según el último sondeo del 'Politbarometer'

JUAN CARLOS BARRENACorresponsal. Berlín

Cuando acaba de cumplirse el ecuador de la campaña electoral interna para la sucesión de la canciller federal, Angela Merkel, en la presidencia de la Unión Cristianodemócrata (CDU) es su favorita quien lidera las encuestas de popularidad entre los conservadores alemanes. Un sondeo del 'Politbarometer', el barómetro político de la televisión pública alemana ZDF, sitúa a Annegret Kramp-Karrenbauer, AKK para sus propios correligionarios, en cabeza de la carrera por el liderazgo de la CDU. El estudio hecho público este viernes adjudica a la que fue primera ministra del Estado federado del Sarre un 38% de apoyos entre los votantes de su formación para suceder a Merkel. AKK cuenta con una apreciable ventaja sobre su más inmediato seguidor, el antiguo jefe del grupo parlamentario conservador Friedrich Merz, con un 29% de apoyos, y muestra una abrumadora superioridad frente al tercer competidor en la carrera por la presidencia cristianodemócrata. Tan solo un 6% de los simpatizantes de la CDU votaría por el actual ministro de Sanidad, Jens Spahn.

Annegret Kramp-Karrenbauer incluso ha incrementado su ventaja al sumar tres puntos más que en la misma encuesta anterior de hace dos semanas, mientras Merz pierde cuatro y Spahn uno. Pese a la desventaja frente a sus dos rivales, el titular germano de Sanidad rechazó este viernes la posibilidad de retirar su candidatura y se mostró optimista al comentar que «las tendencias están cambiando», en declaraciones al semanario 'Focus'.

El sondeo del 'Politbarometer' señala que AKK aventaja a Merz en aspectos como «credibilidad» (30% frente al 16%) y «simpatía» (34% frente a 15%) o la cuestión de «quién defiende mejor los intereses del ciudadano de a pie» (33% frente a 9%). Merz solo sale victorioso cuando se consulta la «competencia» (28% al 16%). Sin embargo no serán los electores, ni tan siquiera los afiliados, quienes decidan sobre la sucesión de Merkel. En la votación participarán únicamente los 1.001 delegados asistentes al congreso de la formación que comienza el 6 de diciembre en Hamburgo.

Remanso de estabilidad

Durante los actos celebrados hasta ahora en la campaña interna por el liderazgo conservador, AKK ha conseguido liberarse del 'sanbenito' de ser una 'mini Merkel' y demostrar que tiene personalidad propia, aunque coincide con la canciller en su serenidad al permitir que sean sus dos rivales quienes armen el revuelo para luego dictar sentencias demoledoras. Como cuando Merz cuestionó el derecho individual de asilo. Kramp-Karrenbauer le acusó de atentar contra los principios cristianos de la CDU y los valores de Occidente. Para muchos correligionarios es un remanso de estabilidad en un momento crítico de renovación.

Quien ha sorprendido negativamente es Friedrich Merz, que cuando anunció su candidatura despertó el entusiasmo del empresariado alemán y el ala conservadora de la CDU. Retirado de la vida política durante la última década, harto de estar a la sombra de Merkel, Merz ha retornado escoltado por pesos pesados como el exministro de Finanzas Wolfgang Schäuble y con un aura de brillantez en temas económicos, alta inteligencia y envidiable retórica.

Lo que no ha evitado fallos como asegurar que pertenece a la clase media-alta y alardear después públicamente de sus ingresos anuales millonarios, sus dos aviones privados y su casa al borde del lujoso lago de Tegernsee. O su patinazo en el debate sobre la política de refugiados al cuestionar la ley de asilo. Para acabar con su enfrentamiento con la prensa, a la que acusa de tergiversar sus palabras al más puro estilo de los populistas de la Alternativa para Alemania, AfD.

 

Fotos

Vídeos