May trazará con Corbyn el plan final del 'brexit'

Theresa May, durante una sesión en el Parlamento británico./
Theresa May, durante una sesión en el Parlamento británico.

La líder británica quiere un acuerdo con el laborista, un sí parlamentario y una breve prórroga hasta el 22 de mayo

IÑIGO GURRUCHAGACorresponsal. Londres

Theresa May ha emprendido lo que su último amargo crítico, Nick Boles, le reprochó el lunes que no hiciera hace dos años, y entablará un diálogo con el líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, para encontrar una vía compartida que permita la marcha ordenada de la UE. La líder británica confirmó que esta búsqueda de consenso le forzará a pedir a Bruselas una prórroga del 'brexit'.

Boles dimitió en la noche del lunes como miembro del grupo parlamentario conservador, tras la derrota de su propuesta de un 'brexit' con acceso al mercado común, afirmando emocionado que lo que había intentado es lo que la primera ministra debió hacer, labrar un consenso parlamentario amplio. Cuando se intentó por iniciativa de diputados de varios partidos, los conservadores torpedearon el intento.

Pero la victoria fue pírrica. Sin su Acuerdo de Salida y sin consenso parlamentario, el Consejo de Ministros se reunió este martes en torno a May durante más de siete horas y a su final la primera ministra anunció un cambio de dirección. Invitó a Corbyn a sentarse con ella para «intentar acordar un plan» que asegure el 'brexit' ordenado.

EN SU CONTEXTO

1,3
millones de motores fabrica Ford en Reino Unidopara los coches que luego monta en Alemania, Turquía o EE UU. La compañía teme unos costes aduaneros de 890 millones de euros en caso de un 'Brexit' sin acuerdo, según dijo este martes su presidente para Europa. Steven Armstrong se declaró encantado con sus factorías en Bridgend y Dagenham pero reclamó que el mercado británico debe «seguir siendo competitivo». De lo contrario, tomará «las decisiones necesarias para proteger el negocio».
Si hay un 'Brexit' duro.
Los precios de los alimentos subirían un 10%, la Policía se vería incapaz de proteger a los ciudadanos y la economía sufriría la peor recesión en una década, según el informe enviado por el secretario del Gabinete, Mark Sedwill, a los ministros de May.

Ese plan tiene que respetar el Acuerdo ya pactado con la UE y centrarse en modificaciones de la Declaración Política, en la que se describen ahora las aspiraciones de la relación futura. Podrían someterlo al Parlamento en los próximos días y presentarlo al Consejo Europeo del día 10. Junto a la petición de una prórroga, dijo May, «tan corta como sea posible», hasta el 22 de mayo como máximo.

Si no logran pactar ese plan, May quiere que los dos líderes de los grandes partidos elaboren una lista breve de opciones para que el Parlamento decida; esta vez, a diferencia de lo ocurrido el lunes y la pasada semana, con el compromiso del Gobierno de «acatar» aquello a lo que la Cámara de los Comunes dé mayoría. Los plazos indican que su rechazo de un segundo referéndum sigue siendo firme. «Es un momento decisivo en la historia de estas islas», dijo May. «Y requiere unidad nacional para lograr el interés nacional». Corbyn, que se ha esforzado para mancharse lo menos posible con el 'brexit' y dejar que sea la obra exclusiva de los 'tories', se declaró «encantado» de entablar el diálogo: «Reconocemos que se ha movido y también mi responsabilidad de representar a la gente que votó laborista o que no nos votó pero desea seguridad sobre su propio futuro».

Los laboristas han propuesto a lo largo de este proceso una unión aduanera permanente, elecciones generales y la convocatoria de un segundo referéndum. Cesiones de May en esos puntos habrían quebrado hasta ahora a su grupo. La negociación, en las circunstancias agónicas del 'brexit' y de la propia May, está enmarcada por la preocupación de ambos líderes por dejar a su partido bien situado ante los electores.

Nueva moción

Un grupo de parlamentarios conservadores y laboristas, encabezados por Yvette Cooper y Oliver Letwin, han introducido en la Cámara de los Comunes una moción para tomar de nuevo las riendas de la agenda parlamentaria y tramitar en dos días -en los Comunes y en los Lores- un proyecto de ley que obligue al Gobierno a solicitar una prórroga.

Los parlamentarios que han promovido versiones más suaves del 'brexit' en las últimas semanas, o la convocatoria de una segunda consulta, se han dividido tras la derrota de todas las alternativas en las 'votaciones indicativas', y el cauce ofrecido por la primera ministra tiene ahora más posibilidades de convertirse en la vía para encontrar un consenso que desbloquee el 'brexit'.

Más información: