La Policía alemana desmantela un gran centro de servidores de la internet 'oscura'

Johannes Kurz./
Johannes Kurz.

Localizado en un antiguo búnker abandonado de la OTAN, ocultaba más de 2.000 ordenadores que facilitaban operaciones clandestinas

JUAN CARLOS BARRENABerlín

La Policía alemana ha conseguido intervenir y desmantelar un gran centro de servidores de la 'darknet', la red 'oscura' y cibercriminal de internet en la que se realizan operaciones clandestinas como tráfico de drogas o armas y hasta la contratación de sicarios asesinos. El centro operativo se encontraba oculto en un antiguo búnker de la Alianza Atlántica abandonado al término de la Guerra Fría y situado en la pequeña localidad palatina de Traben-Trabach, en el occidente del país.

Más de 650 policías, entre ellos varias unidades de agentes especiales, participaron en la redada llevada a cabo en varios países y localidades simultáneamente, durante la que se produjeron siete detenciones, según informó este viernes el fiscal encargado del caso, Jügen Brauer. Es la primera vez que se localiza en Alemania un llamado 'Bulletproof Hoster', una gran concentración de servidores clandestinos que ofrece a organizaciones criminales la posibilidad de operar de manera virtual con las máximas garantías de seguridad y fuera del alcance de las fuerzas del orden.

Hasta ahora los investigadores han intervenido 200, pero calculan que el total oculto en el 'ciberbúnker' supera los 2.000 servidores. La cantidad de datos que acumulan es «gigantesca», dijo el presidente de la Oficina de Investigación Criminal (LKA) de Renania-Palatinado, Johannes Kurz, quien comentó que la operación policial había comenzado a prepararse en mayo pasado.

Aunque los detenidos son siete, en total son trece los sospechosos, doce hombres y una mujer de entre 20 y 59 años, acusados de colaboración en cientos de miles de casos de tráfico de drogas y armas a gran escala, negocios con dinero falso, comercio con datos robados y difusión de pornografía infantil, entre otros muchos delitos, informó la Fiscalía. También se les acusa del ataque sufrido en 2016 por 1,25 millones de 'router' de clientes de la compañía telefónica alemana Telekom.

Comisiones de hasta el 6%

A través de los servidores ocultos operaba el segundo mayor mercado ilegal y criminal de la 'darknet' en el mundo, el llamado 'Wall Street Market', una plataforma que fue reventada también por la Policía alemana la pasada primavera y sus tres operadores detenidos. Más de 5.400 vendedores ofrecían a 1,1 millones de clientes a través de ella armas o drogas, servicios criminales, datos robados o software dañino, entre otros muchos productos «invendibles» en mercados legales. Los pagos se hacían mediante criptomonedas y los gestores de la plataforma se embolsaban comisiones de entre el 2% y el 6% del producto vendido.

El jefe del grupo de cibercriminales es el principal de los detenidos, un ciudadano holandés que había trasladado oficialmente su residencia a Singapur, pero que habitualmente habitaba el búnker y una casa de la región. Durante la operación los agentes ejecutaron 18 órdenes de registro, también en países vecinos como Polonia, Holanda y Luxemburgo. El volumen de datos sobre operaciones criminales e ilegales acumulados por los servidores incautados es tan enorme que se necesitarán meses y posiblemente años para poder analizarlo.