Conte promete un Gobierno en Italia que no vaya «contra nadie»

El presidente italiano, Sergio Mattarella, saluda al primer ministro dimisionario, Giuseppe Conte./AFP
El presidente italiano, Sergio Mattarella, saluda al primer ministro dimisionario, Giuseppe Conte. / AFP

Encargado por el presidente de la República de liderar el próximo Gabinete, al primer ministro 'in pectore' le toca todavía elegir a sus ministros y establecer la agenda del Ejecutivo

DARÍO MENORCorresponsal. Roma

Italia comienza a dar carpetazo a la crisis política abierta a principios de agosto con la ruptura entre el Movimiento 5 Estrellas (M5E) y la Liga por culpa del líder de esta última formación, Matteo Salvini. El primer ministro del Ejecutivo saliente, Giuseppe Conte, recibió este jueves el encargo de formar Gobierno de manos del presidente de la República, Sergio Mattarella, después del acuerdo al que llegaron un día antes los 'anticasta' con el Partido Democrático (PD). Conte aceptó su mandato «con reservas» y volverá a ser recibido por el jefe del Estado en los próximos días cuando compruebe que tiene los suficientes apoyos para superar la pertinente votación de investidura en el Parlamento. Para ello ha empezado a reunirse de inmediato con los representantes de los partidos políticos.

En su comparecencia ante los medios, Conte ofreció las líneas maestras de cómo será su segundo período en el poder después de los catorce meses de difícil convivencia entre el M5E y la Liga. «No será un Gobierno 'contra', sino un Gobierno para modernizar el país y para los ciudadanos. Estará marcado por la novedad, como piden las fuerzas políticas», prometió, respondiendo así a las exigencias del líder del PD, Nicola Zingaretti, que insiste en la necesidad de marcar una discontinuidad respecto al Ejecutivo precedente. El primer ministro 'in péctore' insistió en esta línea al asegurar que se avecina una etapa «reformadora, de relanzamiento, de esperanzas, que ofrezca certezas al país».

En la parte más emotiva de su discurso, Conte justificó entre líneas la decisión del M5E, el partido que lo catapultó a la política, de evitar la convocatoria de elecciones anticipadas y negociar una alianza con el PD para sustituir a la Liga como socio gubernamental. «Este es el momento de la valentía. El momento de la determinación. La valentía de diseñar un país mejor y la determinación de seguir este objetivo sin dejarse frenar por los obstáculos», dijo.

Pese a que la parte más dura de la crisis está ya superada, todavía quedan tres obstáculos para que el nuevo Gobierno eche andar. Los dos partidos que lo sostienen deben ponerse de acuerdo en la lista de los ministros y en el programa político que seguirán, lo que no resultará fácil y puede demorarse. El M5E someterá además el pacto con el PD a una votación en su plataforma de Internet para que den su opinión los militantes de esta formación, una parte de los cuales ya han mostrado su contrariedad.

El acuerdo entre los 'anticasta' y la izquierda para dar vida a un nuevo Ejecutivo supone el fracaso de la estrategia de Salvini, que dinamitó la coalición gubernamental con el M5E para forzar la convocatoria de elecciones con las que intentar convertirse en primer ministro. Se ha quedado en cambio fuera del poder, sin los comicios adelantados que esperaba y, además, con su partido cayendo en las encuestas. Pese al revés, no ha tardado en responder y ya ejerce como líder de la oposición. Ayer anunció la convocatoria de una gran manifestación el 19 de octubre en Roma contra el Ejecutivo 'Conte bis'. «Será el día del orgullo de la mayoría que no hace ruido pero no quiere un Gobierno nacido desde París o Bruselas», dijo en las redes sociales Salvini, acusando al primer ministro de venderse a los intereses extranjeros.

Los mercados celebran que se eviten elecciones anticipadas

Los inversores internacionales celebran el pacto entre el Movimiento 5 Estrellas (M5E) y el Partido Democrático (PD) para que Giuseppe Conte siga al frente del Gobierno italiano y se evite así la convocatoria de elecciones anticipadas. La Bolsa de Milán volvió ayer a tener el mejor comportamiento entre los parqués europeos al subir su índice selectivo un 1,94%, mientras que los intereses de la deuda pública disminuyeron, con los bonos a diez años registrando rendimientos en mínimos históricos. Se quedaron por debajo de la barrera psicológica del 1%.

La prima de riesgo, por su parte, descendió hasta los 172 puntos básicos, una cifra que no se veía desde mayo de 2018, cuando estaba a punto de nacer el primer Gobierno de Conte, apoyado por el M5E y la Liga. Los analistas están ahora a la espera de saber quién será el ministro de Economía, una cartera exigida por el PD y que podría confiarle a un técnico.

Temas

Italia