La UE coloca a una de sus halcones al frente de la negociación post 'brexit'

Sabine Weyand durante su etapa como miembro del gabinete de Michel Barnier./E.C.
Sabine Weyand durante su etapa como miembro del gabinete de Michel Barnier. / E.C.

La alemana Sabine Weyand, mano derecha de Barnier y pieza clave en la construcción del acuerdo de divorcio, asume la dirección general de Comercio

SALVADOR ARROYOCorresponsal. Bruselas

Mientras los jefes de Estado y de gobierno de la UE intentan hilvanar la red de altos cargos que van a controlar las instituciones comunitarias, dando reflejo al nuevo equilibrio de poderes surgido tras las elecciones, en la sala de máquinas de la Comisión Europea los cambios ya han comenzado. Y el más relevante responde al nombre de Sabine Weyand. Su figura se ha proyectado poco fuera de la burbuja de Bruselas, pero esta funcionaria alemana de 55 años se ha bregado para construir el acuerdo del 'brexit' que la UE da por cerrado pese a tres rechazos consecutivos en Westminster y la ensoñación de algunos 'brexiters' de que algún día pueda llegar a reabrirse.

Mano derecha de Michel Barnier, Weyand ha sido vigía de las líneas rojas de este divorcio, y ha exhibido firmeza en las fases de mayor tensión. Londres le atribuye un talante inflexible por su rigor con cada palabra, con cada coma. Una interlocutora dura que los británicos volverán a encontrarse en la era post 'brexit', pero ya como responsable de la dirección general de Comercio de la Unión Europea.

LA CLAVE:

Sobre el pacto de salida.
El mensaje que envía este nombramiento a Reino Unido es que el tratado yano admite cambio alguno

Su ascenso manda un doble mensaje. El primero: si no hay una salida con acuerdo (un escenario posible dado el perfil de los candidatos a sustituir a Theresa May) Reino Unido va a tener muy difícil reconstruir una relación comercial privilegiada con una Europa que hoy por hoy es su mercado de referencia. El segundo: sin Weyand en el equipo de Barnier ya no hay dudas, la señal es inequívoca, el pacto de divorcio es acero puro. No admitirá un solo cambio.

Porque la arquitectura de esos 585 folios ha estado en sus manos y porque el Ejecutivo Comunitario no tiene intención de reemplazar a la alemana. El equipo negociador merma aunque «sigue operativo» con Barnier al frente, explicó el portavoz jefe de la Comisión, Margaritis Schinas. Entre otras cosas porque la UE sigue abierta a introducir cambios en la declaración sobre la relación futura, un texto político (no técnico) que forma parte del paquete del 'brexit'. Pero Schinas fue claro: «no hay un procedimiento en marcha para nombrar a otra persona en el puesto de Sabine».

Incorporación inmediata

Barnier se asomó a Twitter para agradecer el «duro trabajo y compromiso» de la que ha sido su 'número dos' «a lo largo de estas extraordinarias negociaciones del 'brexit'. Trabajar juntos ha sido un privilegio», reforzó. El mismo canal utilizó la sueca Cecilia Malmström, la actual comisaria de Comercio, para darle la bienvenida a su equipo -la incorporación es inmediata, con efecto a partir del 1 de junio-.

Weyand asume que se enfrentará a «muchos desafíos» en esta nueva etapa. Pero exhibe un currículo con suficiente experiencia. Estuvo a cargo de la coordinación de políticas en materia económica y financiera, y es una funcionaria de referencia en todo lo relacionado con la gobernanza económica, mercado interior y competitividad, empleo y política social. También conoce el pulso de áreas como educación y cultura, medio ambiente, cambio climático y energía, agricultura y pesca.

La germana tuvo un papel clave en la negociación del CETA, el acuerdo de libre comercio entre Canada y la UE. Un modelo de pacto, en versión extendida -se denominó 'Canada+++'-, que sirvió a finales del pasado año como referencia de lo que podía obtener Reino Unido de Europa si la abandona de forma ordenada. Su reto más inmediato será reconducir la relación comercial con Estados Unidos para la supresión de aranceles sobre productos industriales que la Comisión estima favorecerán exportaciones por valor de 27.000 millones hasta 2033.

Más información: