La UE apoyará desunida el Pacto Global para la Migración

Migrantes interceptados en el Mediterráneo./REUTERS
Migrantes interceptados en el Mediterráneo. / REUTERS

Italia, Austria, Polonia, Hungría, Croacia y la República Checa han anunciado ya su rechazo al acuerdo que se aprobará en Marrakech

SALVADOR ARROYOCorresponsal. Bruselas

El Ejecutivo comunitario mantendrá su respaldo al Pacto Global por la Inmigración, pese a la negativa a apoyarlo que ya han expresado varios Estados miembros del club. Así lo subrayó este jueves Federica Mogherini en el Parlamento Europeo a poco más de una semana de que este documento de buenas prácticas y no vinculante sea aprobado en una cumbre internacional en Marrakech (Marruecos).

La alta representante de la UE para Asuntos Exteriores ratificó así el compromiso con el texto apenas 24 horas después de que Italia se hubiera desmarcado del contenido, sumándose a países como Austria -que ostenta la Presidencia temporal de la UE-, Polonia, Hungría, Croacia o la República Checa.

Los vientos del populismo y la ultraderecha vuelven a poner en evidencia el cisma europeo sobre el fenómeno de la migración. Mogherini insistió en la Eurocámara en que la disidencia de estos países (otros, como Bélgica, no ocultan sus dudas aunque aún no han fijado posición) se debe a una doble mala interpretación de lo que significa este pacto. «No supone un choque con los intereses nacionales ni tampoco puede leerse en clave de lucha entre el eje norte-sur». Y advirtió que «ningún país puede abordar (el asunto) por sí solo, ni en Europa ni en ninguna otra parte del mundo».

El texto, que fue acordado en la ONU el pasado verano, será validado en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno los días 10 y 11 de diciembre. Nace del compromiso adoptado por 193 naciones del planeta en septiembre de 2016. Vieron la necesidad de plantear una solución integral a los desafíos planteados por la migración. La Comisión Europea estuvo ahí desde «el principio e incluso liderando la iniciativa. El objetivo era intentar ordenar la situación», insistió Mogherini. Y desde la óptica de Bruselas, también «buscar aliados de cooperación» fuera del territorio común para contener los flujos de irregulares.

Washington se desmarca

Donald Trump excluyó a Estados Unidos del pacto desde el minuto cero. Una estela que luego siguieron en Europa los gobiernos que se vienen destacando por un discurso riguroso (e incluso reaccionario) contra inmigrantes y refugiados. Hungría y Polonia fueron los primeros.

A finales de octubre el Ejecutivo de Austria, que gobierna en coalición el partido del canciller Sebastian Kurz, el conservador ÖVP, junto con el ultraderechista FPÖ, asestaba otro golpe a la posición europea. Kurz planteaba que «para nosotros es importante que Austria no entre en un compromiso de derecho internacional consuetudinario», por lo que decidió desmarcar al país del pacto. Italia ha dado el paso en la misma dirección, como lo anunció el pasado miércoles el vicepresidente y ministro de Interior Matteo Salvini.

 

Fotos

Vídeos