Se hace viral en Twitter al constatar que los manuales de español en Rusia enseñan palabrotas

Se hace viral en Twitter al constatar que los manuales de español en Rusia enseñan palabrotas

'Español en vivo' no aconseja la utilización de las expresiones malsonantes hasta que no se logre un dominio aceptable de la lengua, pero añade que muchos tacos no son especialmente ofensivos al estar en boca de todos

RAFAEL M. MAÑUECO Corresponsal en Moscú

El aprendizaje de cualquier idioma conlleva sumergirse también en algún momento en lo más sórdido del lenguaje. Los distintos tipos de jerga, los tacos y hasta los términos más duros y barriobajeros deben ser objeto de estudio cuando se adquiere un nivel de dominio de la lengua lo suficientemente fluido. Para algunos es lo primero que hay que aprender.

Cualquier manual de idiomas, sea editado en España, Francia, Inglaterra, Alemania o Rusia, dedicado al español o a cualquier otro lenguaje, incluye algún capítulo, lección o apartado para ilustrar sobre las particularidades de las palabrotas, su significado y uso. Tal es el caso del manual de castellano para rusoparlantes 'Español en vivo', publicado por la editorial rusa 'Airis', y cuyos autores son el pedagogo ruso, Gueorgui Nuzhdin, ylas españolas Carmen Marín Estremera y Paloma Martín Lora-Tamayo.

Este libro apareció en 2007 y, debido a su éxito, ha tenido reediciones sucesivas, la última data de 2017. Hace ya años que en la red social rusa Vkontakte suscita continuos elogios. Se trata de un prontuario de español muy bien estructurado y abarca las situaciones idiomáticas más diversas.

El apartado cuatro de la lección 7 aborda el estudio de las «palabras y expresiones malsonantes». Explica que este tipo de vocablos en español no suenan tan mal como sus equivalentes en ruso, pero, no obstante, no se aconseja su utilización «mientras no se logre un dominio aceptable de la lengua y puedan percibirse de forma natural».

También se señala que las palabras incluidas (hostia, mierda, gilipollas, coño, cojones, cojonudo, joder y puta madre) «no son especialmente ofensivas», ni emplearlas supone mostrar marginalidad alguna, ya que «están prácticamente en boca de representantes de todos los estratos sociales y se encuentran con frecuencia en el lenguaje literario». Uno de los ejercicios que incluye el manual consiste en transformar o traducir este tipo de frases «en un registro más culto».

Pero esos giros idiomáticos vulgares, incluso groseros, han llegado a la usuaria de Twitter Ooh la @heconstela, que reproduce dos fragmentos, precisamente de esa lección 7 de «Español en Vivo», y vídeos muy cortos de una tal Aliona, que habla español con acento ruso. La chica lee esa parte del libro pronunciando las palabrotas entre risas y el efecto es entrañable y, sobre todo, cómico. Estas entradas se han hecho virales en las redes sociales españolas.

 

Fotos

Vídeos