Audi Q5 55 TFSIe quattro

Audi Q5 55 TFSIe quattro

Nuevo híbrido enchufable con motores de gasolina y eléctrico

Audi continúa con su estrategia de modelos eficientes. Ahora da a conocer el Q5 55 TFSIe quattro, que es el primero de la nueva familia de vehículos híbridos enchufables. El concepto de propulsión combina un motor de gasolina con uno eléctrico para una potencia combinada de 367 CV. El coche ya tiene precio, 66.060 euros, y las primeras unidades llegarán durante el tercer trimestre de este año.

El Q5 55 TFSIe equipa un motor de cuatro cilindros con turbo y una potencia de 252 CV mientras que el eléctrico rinde una potencia de 105 kW. La caja de cambios automática es de tipo S tronic de siete velocidades, con tecnología ultra para transmitir el par a la tracción quattro. El sistema híbrido entrega potencia desde prácticamente el ralentí y acelera de 0 a 100 km/h en solo 5,3 segundos; la velocidad máxima es de 239 km/h.

Según el ciclo de homologación estándar para vehículos híbridos enchufables, el consumo parte desde 2,4 l/100 km, que equivale a unas emisiones de CO2 de 54 g/km. La autonomía en modo eléctrico, según el ciclo WLTP, supera los 40 kilómetros; la velocidad en ese modo de propulsión alcanza los 135 km/h.

La habitual tracción a las cuatro ruedas se beneficia de una tecnología ultra que proporciona una eficiencia optimizada. A bajos regímenes del motor se desactiva la entrega de potencia a las ruedas traseras y funciona como un tracción delantera. La tracción quattro se activa de forma automática ya sea por el estado de la carretera o si el conductor lo selecciona.

La nueva tecnología híbrida permite tres modos de conducción. Con el híbrido, se activa automáticamente junto con el sistema de navegación; también se puede seleccionar con el mando Mode. Es el recomendable para una conducción económica, porque la carga de la batería se distribuye de forma eficiente en carretera para reducir el consumo. Además, prima la conducción eléctrica en áreas urbanas y en situaciones con paradas continuas.

El Q5 55 TFSIe quattro lleva la etiqueta Cero de la Dirección General de Tráfico

Si la guía de ruta se activa en el sistema de navegación MMI, la estrategia predictiva intenta aprovechar la energía de la batería para llegar al último tramo urbano de ruta en modo solo eléctrico. La función de control se basa en una gran cantidad de datos, como la información sobre el tráfico, el perfil, límites de velocidad y tipo de carretera.

Además del modo híbrido, el conductor puede optar por los modos EV y Battery Hold. En el primero, el vehículo avanza solo en eléctrico, siempre que no se pise el acelerador más allá de un punto de presión claramente perceptible. En el Battery Hold, se mantiene la batería en su nivel actual para utilizar la energía almacenada posteriormente.

Asistente predictivo de eficiencia

Aparte de los modos de conducción, el nuevo Q5 incorpora funciones de asistencia, como el asistente predictivo de eficiencia que ajusta el funcionamiento del sistema de recuperación y monitoriza la distancia al vehículo que circula delante utilizando la cámara de vídeo y el radar. Según la situación, elige de manera predictiva entre el modo de marcha por inercia con el motor desconectado y el de recuperación de energía, es decir, la conversión de energía cinética a energía eléctrica (para entendernos, el ejemplo más claro es el movimiento de la rueda hace que gire la dinamo y en consecuencia se enciende la luz de la bicicleta).

Otro dispositivo es el control de crucero adaptativo, que frena y acelera de forma automática, con el objetivo principal de mejorar la eficiencia. Si se desconecta, el conductor recibe avisos visuales que indican el momento adecuado para retirar el pie del acelerador. Existen indicadores para límites de velocidad, señales de ciudad, curvas y pendientes, rotondas, intersecciones, salidas de autopista y tráfico que circula delante.

El equipamiento del Q5 55 TFSIe quattro incluye de serie faros Matrix led, asientos deportivos, climatizador de tres zonas, llave de confort o llantas de 19 pulgadas de cinco radios y diseño Dynamic. Los asientos traseros se pueden desplazar longitudinalmente y es ajustable la inclinación del respaldo. Si se opta por el paquete exterior S line, los paragolpes son específicos, lleva un difusor con doble cierre en la zona posterior y también difiere el diseño de la rejilla de la parrilla delantera, con adornos cromados.

En cuanto al cargador, es el denominado sistema Compact, con un cable Modo 3 y enchufe Tipo 2 para su utilización en estaciones para uso público; también se ofrece en opción un soporte de pared con cerradura para el sistema de carga. En una toma de corriente industrial CEE de 400 voltios y 16 amperios, la carga de la batería necesita un periodo 2,5 horas. Con el cargador integrado en el vehículo, la recarga de la batería en un enchufe normal 220 voltios se puede realizar en unas seis horas.

Con la aplicación myAudi se puede verificar el estado de la batería o la autonomía restante, iniciar el proceso de carga, programar el temporizador o consultar las estadísticas de carga y de consumo. Además, el planificador de ruta muestra las estaciones de carga disponibles. También permite la climatización previa del habitáculo mientras se lleva a cabo el proceso de carga de la batería. Según el equipamiento, igualmente se aplica para la calefacción de los asientos y el volante, el parabrisas y la luneta trasera calefactados, los espejos retrovisores y la ventilación de los asientos.

Para nuestro mercado, el Q5 55 TFSIe quattro se beneficia de ventajas fiscales gracias a la etiqueta Cero de la Dirección General de Tráfico.