Mini Cooper SE eléctrico, desde 33.950 euros

Mini Cooper SE eléctrico, desde 33.950 euros

Con una autonomía desde 235 kilómetros, el modelo llegará a primeros de 2020

El Mini también se venderá en una versión exclusivamente eléctrica. El modelo llegará al mercado a primeros de 2020 y se comercializará desde 33.950 euros. Basado en la carrocería de tres puertas, ofrece el diseño, dimensiones, espacio y ambiente interior del resto de sus hermanos. Se anuncia un consumo de energía a partir de 13,2 kWh y una autonomía de 235 kilómetros.

El propulsor eléctrico cuenta con una batería de alto voltaje de iones de litio divididas en 12 módulos, posicionada en el suelo del vehículo, con una capacidad energética bruta de 32,6 kWh. Esa especial ubicación (entre los asientos delanteros y bajo los traseros) proporciona un bajo centro de gravedad que acentúa aún más el ya conocido comportamiento divertido y estable y no resta espacio en el maletero, cuya capacidad es ligeramente superior a los 200 litros.

Con un peso en vacío de 1.365 kilos, el Mini eléctrico solo pesa 145 kilos más que el Cooper S de tres puertas con transmisión automática Steptronic y aparte de los detalles de la carrocería se reconoce por la altura al suelo, que es 18 milímetros más alta que en las versiones de gasolina y diésel.

El diseño del nuevo Mini eléctrico se caracteriza por una serie de modificaciones respecto al modelo convencional. Como este tipo de motores necesita poca refrigeración, las celdas hexagonales del frontal están cerradas y una línea amarilla decorativa en la parrilla y en la carcasa de los retrovisores remata el estilo específico de esta versión. La toma de carga va situada sobre la rueda trasera derecha y hay versiones en amarillo con el anagrama de Mini Electric en los intermitentes laterales, portón trasero y en la parrilla delantera.

El motor eléctrico desarrolla 184 CV y destaca por una entrega instantánea y continua de potencia; la transmisión es a las ruedas delanteras. El coche acelera de 0 a 60 km/h en 3,9 segundos y de 0 a 100 en 7,3 segundos, mientras que la velocidad máxima se limita a 150 km/h. En cuanto al nivel sonoro, incorpora un sistema acústico de aviso para los peatones generado a través de un sistema de altavoces.

Con cuatro modos de conducción, el conductor puede adaptar los ajustes del coche a sus gustos personales. La posición Sport difiere del estándar Mid con una curva de dirección mucho más directa y una respuesta más inmediata del sistema de propulsión. Las más eficientes son el Green y Green+; esta última limita o desactiva funciones como la calefacción, el aire acondicionado o los asientos calefactados para aumentar la autonomía.

El nuevo Mini Cooper SE es el primer modelo eléctrico del Grupo BMW en el que el conductor puede establecer el grado de eficiencia de la recuperación. Por ejemplo, si el conductor adopta una conducción dinámica, se puede entrar en curva aprovechando la inercia o con un efecto de retención más intenso. Para asegurar una eficiencia máxima, cada vez que se arranca el motor se activa por defecto el nivel más alto de recuperación.

Cuadro de instrumentos específico

En la instrumentación, el cuadro de instrumentos es específico con una pantalla en color de 5,5 pulgadas con diseño Black Panel, situada detrás del volante. En el centro de la pantalla se muestra la velocidad en cifras con una banda de escala periférica. El rango de velocidad también se muestra en el marco luminoso de la esfera central. En rojo si se selecciona modo Sport, blanco en Mid y verde en Green y Green+.

Otras pantallas digitales muestran el nivel de carga de la batería, el modo de conducción, el estado de los sistemas de asistencia a la conducción y los mensajes de control recibidos. Además, aparece en detalle la autonomía restante, la temperatura exterior, la hora y el kilometraje y también la detección de señales de tráfico y los mensajes de guiado del sistema de navegación.

La toma de carga admite un enchufe convencional o una estación pública de recarga. Se ha diseñado para corriente alterna y corriente continua, con conectores Tipo 2 y CCS Combo. Un indicador sobre la toma de carga muestra el nivel de carga con luz naranja en el inicio, intermitente amarilla en el momento de la carga y verde cuando se carga por completo. La batería se puede cargar a un 80 % de su capacidad máxima en dos horas y media y al cien por cien en tres horas y media.

El coche equipa de serie climatizador automático con una bomba de calor que proporciona calefacción para el habitáculo y recupera el calor sobrante emitido por el motor, el sistema de transmisión, la batería y el aire exterior, para introducirlo en el sistema de aire acondicionado. Emplea un 75 % menos de energía que un sistema de calefacción convencional, con los circuitos de frío y de calor conectados directamente a la tecnología de propulsión, para incrementar la autonomía.