Mini Electric, el mundo al revés

Mini Electric, el mundo al revés

En el Salón de Nueva York se va a presentar una versión eléctrica del clásico Mini

Mini aprovecha el Salón de Nueva York (que comienza el 30 de marzo), para dar a conocer sus planes a corto plazo. El fabricante británico avanza que la conducción exclusivamente eléctrica será realidad el año que viene y lo demuestra con un nuevo concepto del clásico Mini.

Se trata de una versión renovada por completo del Cooper, pintado en rojo con el techo en blanco y una franja característica en el capó, con el logotipo Mini Electric en amarillo en el emblema de la marca y las ruedas. Este clásico eléctrico sigue siendo fiel a los principios de la marca, y se anuncia que la potencia 'silenciosa' proporciona una nueva dimensión a la inconfundible sensación de conducción, similar a la de un kart, de los pequeños vehículos.

Así, se combina el aspecto histórico con una innovadora tecnología de propulsión para el futuro del tráfico en ciudad. Es un signo claro del fabricante en su compromiso de conservar el carácter inconfundible de la marca a la vez que adopta una mecánica de cero emisiones. El paisaje de la movilidad urbana eléctrica pronto se ampliará con la llegada de un nuevo modelo.

El futuro Mini eléctrico, que se presentará en 2019, coincidirá además con el 60º aniversario del clásico modelo. El nuevo modelo, actualmente en fase de desarrollo, se basa sobre la carrocería de tres puertas y se fabricará por primera vez en la planta de la marca en Oxford.

En la estrategia de la movilidad eléctrica, Mini ya comercializa el Cooper SE Countryman ALL4 con tecnología híbrida enchufable, que proporciona unos consumos y emisiones muy bajos. El promedio de gasto de combustible oficial arranca en solo 2,1 l/100 km que corresponden a una emisiones de CO2 de 49 g/km. Lleva un motor de combustión interna con otro eléctrico con una potencia total del sistema de 224 CV y puede circular en modo eléctrico hasta una velocidad de 125 km/h.

 

Fotos

Vídeos