BMW Serie 1, ahora con tracción delantera

BMW Serie 1, ahora con tracción delantera

El nuevo modelo, con un diseño más dinámico, es más amplio por dentro y crece el volumen del maletero

La tercera generación del BMW Serie 1 llegará en octubre al mercado. Aparte de las modificaciones de diseño y dimensiones en la carrocería, la marca opta en el nuevo modelo por el cambio a la tracción delantera que permite un mejor aprovechamiento del espacio interior, sobre todo en las plazas traseras, y un mayor volumen del maletero.

Las nuevas proporciones del Serie 1 reflejan unas líneas más fluidas y estilizadas, con un capó más corto y el frontal rediseñado con la típica parrilla formada por los riñones de BMW de mayor tamaño y que por primera vez en esta gama se unen en el centro. De perfil, se aprecia la línea del techo que cae hacia la parte trasera casi en la zona del portón. La ancha zaga acentúa la vista posterior.

A pesar de que las dimensiones del nuevo BMW son casi las mismas con relación a la segunda generación, la arquitectura de tracción delantera proporciona un bajo túnel central que se traduce en 33 milímetros más de espacio para las piernas en las plazas traseras, el espacio para la cabeza aumenta en 19 mm con el techo panorámico y la ganancia a la altura de los codos es de 13 mm. Con mayor hueco en las plazas delanteras, destaca el volumen del maletero (20 litros más) hasta 380 litros.

La longitud de la carrocería se reduce en 5 mm hasta 4,319 metros, pero crece 34 mm en anchura (ahora 1,799 m) y 13 mm en altura (1,434 m). La distancia entre ejes es 20 mm más corta (2,670 m). El coche pesa 30 kilos menos, por la utilización del aluminio en ciertas zonas, como el capó y el portón trasero, combinado con acero de alta resistencia; así, se incrementa aún más la rigidez torsional y de flexión del chasis.

El interior equipa detalles innovadores, como las líneas retroiluminadas, disponibles por primera vez en un BMW. Como es habitual, combina dinamismo y calidad de materiales, con diferentes efectos y texturas en las superficies tras el volante, en el salpicadero o en las puertas. El acceso al sistema opcional de «infotainment» con control por gestos, con el nuevo Operating System 7.0, se realiza desde un conjunto de monitores, los dos más grandes con hasta 10,25 pulgadas (en el BMW Live Cockpit Professional).

Instrumentación digital

La instrumentación es digital y se complementa con la pantalla Head-Up Display en color de 9,2 pulgadas para que el conductor obtenga información inmediata sin apenas apartar la vista de la carretera. Tanto el Live Cockpit base, como el Live Cockpit Plus, con navegador y preparación para Apple Car Play, tienen dos clásicos diales analógicos y una pantalla de 5,1 pulgadas con formato vertical, que muestra información sobre la velocidad, los sistemas de asistencia y las indicaciones del navegador.

El nuevo diseño de la instrumentación, cuya forma es una referencia a la rediseñada parrilla delantera, equipa un tacómetro que sube en sentido contrario a las agujas del reloj. El agrupamiento de los conjuntos de mandos en unidades funcionales es uno de los elementos característicos. Los controles para la calefacción, aire acondicionado y las nuevas salidas de aire hexagonales se agrupan en el centro de la consola.

Tres variantes de asientos y una amplia gama de tapicerías, de tejido o cuero, se van a ofrecer en el nuevo Serie 1. Según el nivel de equipamiento, la tapicería de los asientos puede ser Grid color Anthracite, y es opcional la Cloth/Sensatec en Anthracite con contrastes grises, así como el cuero perforado Dakota. Todas estas variantes se pueden combinar con los asientos sport opcionales.

En cuanto a los niveles de equipamiento, el básico es el Advantage, la versión Luxury Line enfatiza el confort y la apariencia sofisticada y el Sport Line y el M Sport son los más deportivos. Hay una amplia gama de nuevas llantas de aleación y, por primera vez, la opción de 19 pulgadas.

Motores de gasolina y diésel

La gama de motores del nuevo BMW Serie 1 es de tres o cuatro cilindros, con tres diésel y dos de gasolina. Se ha implementado un conjunto de medidas para mejorar la eficiencia y el resultado es menos consumo y emisiones de escape y, en algunos casos, con un incremento de potencia. En gasolina, la variante de acceso es el 118i con un bloque de tres cilindros y 1,5 litros y 140 CV; lleva una función «overboost» que suministra una potencia suplementaria en un breve espacio de tiempo si se selecciona la cuarta velocidad o una superior.

El más potente es un cuatro cilindros que se monta en el M135i xDrive. Un dos litros de cilindrada que desarrolla 306 CV con doble turbo. Acelera de 0 a 100 km/h en solo 4,8 segundos (4,7 con el paquete M Performance) y la velocidad máxima se limita a 250 km/h. Además de la tracción total de serie, este deportivo equipa un diferencial con reparto de par variable, que le confiere un carácter aún más deportivo y caja de cambios de ocho velocidades Steptronic Sport.

Los diésel se caracterizan por su consumo y bajas emisiones. El 116d es el único tres cilindros, mientras que el 118d y el 120d xDrive son de cuatro cilindros. Estos disponen de sendos turbo de tamaño desigual, con una etapa de baja presión cuando el motor gira a pocas revoluciones y otra de alta para acentuar la capacidad de respuesta. Gracias al sistema SCR, se reducen los niveles de óxido de nitrógeno de los gases de escape, con la solución de urea (AdBlue).