Mercedes EQC, poderío tecnológico

Mercedes EQC, poderío tecnológico

El nuevo EQC, referente mundial en movilidad eléctrica de automóviles de lujo

MANU CORTÉS

A partir de mediados de 2019, Mercedes pasará a la ofensiva en el segmento de grandes y lujosos vehículos eléctricos con el lanzamiento de un nuevo SUV de gran porte, con la denominación EQC. A sus inherentes atributos en aspectos como la calidad de los acabados, la seguridad y el lujo, se suma el elevado dinamismo de conducción, debido al uso de dos motores eléctricos -situados uno en el eje delantero y otro, en el trasero- con una potencia total de 408 caballos, lo que también permite llevar la autonomía por encima de los 450 kilómetros.

El Mercedes EQC encarna el canon estético de los automóviles de gran lujo, tanto en el exterior como en el interior. Sus grandes proporciones (4,76 metros de largo por casi dos metros de ancho) sitúan al EQC en el segmento intermedio entre un SUV y un SUV Coupé, con un diseño muy estilizado del techo, el contorno de las ventanillas con línea de cintura baja y el descenso del perfil del techo en la zaga, como rasgo típico de los cupés deportivos.

Un elemento llamativo del frontal es la extensa superficie denominada «Black Panel», que envuelve los faros y la parrilla delantera y acaba en su parte superior en un elemento de fibra óptica, que establece por primera vez una unión visual entre las típicas luces de circulación diurna de Mercedes en forma de antorcha.

El habitáculo del EQC también es un anticipo de estilo vanguardista de los futuros vehículos eléctricos de Mercedes. Un ejemplo es el reborde de lamas del tablero de instrumentos, que recuerda a las aletas de refrigeración de un amplificador de alta fidelidad. El tablero de instrumentos tiene proporciones asimétricas y está «recortado» en la zona del conductor.

Como primogénito de la nueva marca de productos y tecnología EQ de Mercedes-Benz, el EQC equipa un sistema de propulsión de desarrollo completamente nuevo con motores eléctricos situados en los ejes delantero y trasero. Esta disposición confiere al EQC las cualidades de marcha de un modelo con tracción integral.

Dos motores eléctricos

El motor eléctrico del tren delantero está optimizado para alcanzar una máxima eficiencia en la gama de carga baja o mediana, mientras que el motor trasero determina las prestaciones. Los dos equipos de propulsión desarrollan conjuntamente una potencia de 300 kW (408 caballos), y el par máximo conjunto de los dos motores eléctricos asciende a unos impresionantes 765 Newton metro, que permiten unas cifras de aceleración casi instantáneas y recuperaciones a la altura de los superdeportivos más reputados.

Una batería de iones de litio con una capacidad útil de 80 kilovatios/hora suministra la electricidad que necesita el vehículo. El EQC dispone de cinco programas de conducción de diferentes características: «confort», «eco», «máxima autonomía», «sport» y un programa adaptable a los gustos de cada conductor. Un componente esencial en los programas de conducción optimizados para el ahorro de energía es el nuevo pedal de acelerador electrónico, que ayuda al conductor a practicar un estilo de conducción más económico.

Ficha técnica Mercedes-Benz EQC

Motor:
Eléctrico
Potencia:
408 caballos (300 kW)
Par motor:
765 Newton metro
Tracción:
A las cuatro ruedas
Cambio:
Automático
Velocidad:
180 km/hora (limitada electrónicamente)
Aceleración 0 a 100:
5,1 seg.
Emisiones CO2:
0 gramos por kilómetro
Consumo de corriente:
22,2 kWh/100 km
Autonomía:
450 kilómetros
Peso de la batería:
650 kilos
Peso del vehículo:
2.425 kilos
Largo:
4,76 m.
Ancho:
1,88 m.
Altoo:
1,62 m.
Maletero:
500 litros

El nuevo EQC también dispondrá de un sistema para influir en la intensidad de recuperación de energía en las frenadas y procesos de deceleración, que puede ser regulado accionando las levas de cambio situadas detrás del volante.

El sistema de asistencia a la conducción ECO presta también ayuda al conductor para conducir de forma anticipativa. Por ejemplo, con indicaciones sobre el momento adecuado para levantar el pie del acelerador por acercarse una limitación de velocidad y el control preciso de la recuperación. Para ello se combinan -mediante conexión en red los datos de navegación- el reconocimiento de señales de tráfico con la información de los sistemas inteligentes de seguridad mediante radar y cámara estereoscópica.

El Mercedes EQC dispone de serie de un cargador refrigerado por agua con una potencia de 7,4 kW. Por consiguiente, está preparado para el proceso de carga con corriente alterna, tanto en el propio domicilio como en estaciones de carga públicas. Si se utiliza una instalación tipo «Wallbox» la carga es hasta tres veces más rápida que conectando el vehículo a una caja de enchufe doméstica.

Carga con corriente continua

Si se desea superar esta velocidad de carga puede recurrirse a la carga con corriente continua prevista de serie en el EQC, que harán posible los nuevos sistemas de carga de vehículos eléctricos recientemente homologados para Europa y EE. UU. En función del estado de carga, el EQC recarga la batería con una potencia máxima de hasta 110 kW, siempre que lo permita la estación de carga . En ese caso, el tiempo de carga es de unos 40 minutos para un incremento desde el 10 hasta el 80 % de la capacidad de almacenamiento del conjunto de baterías.

El EQC está equipado con el avanzado sistema multimedia de experiencia del usuario MBUX, con numerosos contenidos específicos como, por ejemplo, la autonomía, el estado de carga y el flujo energético. Con el MBUX pueden también manejarse y ajustarse otras funciones como la navegación, los programas de conducción o la intensidad de carga.

Entre las novedades más importantes en el capítulo de funciones previstas para la fecha de introducción del EQC se encuentran la preclimatización del vehículo, mediante un sofisticado sistema con bomba de calor y calefactores adicionales eléctricos, para que el habitáculo tenga la temperatura deseada antes de emprender la marcha. La navegación optimizada EQ tiene siempre en cuenta en su cálculo la ruta más rápida, con el tiempo de carga más corto viable. La planificación de rutas reacciona de forma dinámica a cambios de circunstancias.

Aplicación «Mercedes me»

El conductor puede planear su ruta tanto a bordo como fuera del vehículo utilizando la aplicación «Mercedes me», con la que se pueden encontrar fácilmente las estaciones de carga y tienen mediante la aplicación «Mercedes me Charge» un acceso cómodo a los postes de carga de numerosos proveedores. Los usuarios se benefician de una función integrada de pago, con una liquidación sencilla de los costes de recarga. El EQC está equipado con la generación más reciente de sistemas de asistencia a la conducción de Mercedes. El paquete incluye nuevas funciones, como una adaptación anticipativa de la velocidad al acercarse al final de una retención. Si reconoce un atasco, el asistente activo de distancia «Distronic» reduce la velocidad a un máximo de 100 km/h.

La posición de montaje de la batería de alto voltaje en un lugar apropiado bajo el suelo del vehículo es un elemento importante para la seguridad. El acumulador de energía del EQC está rodeado por un robusto bastidor que puede absorber energía. Entre el bastidor y la batería se han incorporado elementos de deformación que pueden absorber las fuerzas adicionales resultantes de un choque lateral grave. En la parte delantera de la batería se ha colocado un escudo de protección, que evita que el acumulador de energía sufra la intrusión de cuerpos extraños. El sistema de alto voltaje se desconecta automáticamente de forma reversible o irreversible en función de la gravedad detectada del accidente.

 

Fotos

Vídeos