Skoda Scala, vale lo que cuesta

El nuevo modelo es un polivalente compacto, funcional, seguro y de bajo coste de mantenimiento

MANU CORTÉS

Skoda amplía miras y lanza al mercado un nuevo modelo que se encuadra en el competitivo segmento de los coches compactos. El nuevo Scala engloba diseño, con la mecánica del grupo Volkswagen y la habitual funcionalidad y amplitud interior de los productos de la marca checa. Los precios, con financiación y descuento por campaña de lanzamiento, parten de los 13.990 euros para el Scala de gasolina de 115 CV y desde 15.550 euros en el diésel.

La gama se compone de cuatro niveles de equipamiento, Active, Ambition, Style y una edición especial de lanzamiento denominada First Edition. Esta última equipa un acabado más deportivo, con el motor gasolina 1.5 litros TSI de 150 CV con cambio DSG. Las primeras unidades llegarán al mercado en el mes de junio.

El nuevo Scala se reconoce por las superficies bien definidas, la luna trasera extendida que lleva la inscripción de Skoda en el centro del portón trasero, el frontal con una parrilla del radiador elevada, con una gran entrada de aire debajo y cortinas de aire laterales. El alerón del techo trasero es muy aerodinámico y el difusor deportivo bajo el parachoques da forma a la amplia parte trasera. En cuanto a las llantas de aleación, la oferta empieza con las de 16 pulgadas desde el acabado de entrada Active, y de 17 y 18 pulgadas; todas en negro brillante.

El cuadro de instrumentos incorpora numerosos elementos decorativos y las puertas presentan una superficie de espuma suave de alta calidad. La iluminación ambiental permite escoger entre luz blanca y roja, así como los tonos cálidos y las costuras de contraste para la tapicería de los asientos. En opción, hay una tapicería de tejido de microfibra.

El nuevo cuadro de información 'Virtual Cockpit' del Scala cuenta con una gran pantalla de 10,25 pulgadas, mientras que los sistemas de entretenimiento incluyen una pantalla de entre 6,5 y 9,2 pulgadas. La pantalla táctil va elevada en el salpicadero, dentro del campo de visión del conductor y el acompañante. Otras características destacables son el sistema de navegación en 3D, un disco duro SSD de 64 GB, acceso a internet y un punto de conexión wifi con tarjeta eSIM integrada.

Casi tan grande como el Octavia

Como es habitual en la marca, la amplitud interior es una de las grandes virtudes del Scala, que casi alcanza las mismas cotas interiores que su hermano mayor el Octavia. Y es que los 2,65 metros de distancia entre ejes permiten un espacio muy destacable en las plazas traseras, por anchura, hueco para las piernas y altura hasta el techo. Y eso no supone una merma del maletero; bien al contrario, sorprende que han conseguido un volumen de 467 litros (el mejor del segmento), que se convierten en 1.410 litros con los respaldos de los asientos traseros abatidos.

La gama de motores comprende tres motorizaciones: dos gasolinas TSI (de 115 y 150 caballos de potencia) y un turbodiésel TDI, que desarrolla 115 caballos. El tope de gama es el 1.5 TSI con una potencia de 150 CV y un par máximo de 250 Newton metro; se caracteriza porque equipa la nueva tecnología de activación de cilindros, que apaga dos cilindros cuando la exigencia de prestaciones al motor es baja para reducir el consumo de combustible.

Ficha técnica Skoda Scala

Modelo:
1.0 TSI / 1.6 TDI
Combustible:
Gasolina / Gasóleo
Nº cilindros:
Tres / cuatro
Cilindrada:
999 cm3 / 1.598 cm3
Potencia:
115 caballos / 115 caballos
Velocidad:
201 km/h. / 201 km/h.
0 a 100 km/h.:
9,8 segundos / 10,1 segundos
Consumo:
4,2 litros / 4,2 litros
Emisiones CO2:
113 gr/km. / 108 gr/km.
Largo:
4,36 m.
Ancho:
1,79 m.
Alto:
1,47 m.
Maletero:
467 litros
Precio (desde):
13.990 euros / 15.550 euros

El propulsor de gasolina menos potente es un tres cilindros de 1.0 litros de cilindrada y 115 caballos de potencia, asociado a un cambio manual de seis velocidades de serie, pero con la opción de poder montar un cambio automático tipo 'doble embrague' DSG de siete marchas. Este motor, a pesar de su baja cilindrada, sorprende por su progresividad y entrega de potencia en un amplio margen de revoluciones, sobre todo a bajo y medio régimen. Y con un consumo de apenas 4,2 litros.

Hay disponible una opción de motorización muy interesante en el nuevo Scala, que puede combinar gasolina y gas natural comprimido, también con un bloque de tres cilindros y 90 caballos de potencia. Como es lógico, con gas natural (GNC) emite menos CO2 y NOx que los carburantes convencionales, pero puede funcionar con gasolina de forma imperceptible al agotar el depósito de gas.

Desde el acabado Active, el equipamiento de serie incluye, entre lo más destacable, aire acondicionado, elevalunas eléctricos delanteros y traseros, llantas de aleación y sensor de aparcamiento trasero. El acabado Ambition añade volante multifunción, radio con pantalla táctil de 8 pulgadas, climatizador bizona o los faros antiniebla; en cuanto al Style, las llantas son de 17 pulgadas y el techo panorámico.

Los sistemas de seguridad Lane Assist y Front Assist son de serie en el Scala, que también dispone de nueve airbags, incluido el de rodillas para el conductor incluido. En caso de una colisión inminente, la función Crew Protect Assist cierra automáticamente las ventanas y tensiona a tiempo los cinturones de los asientos delanteros.

Dispositivo Side Assist

El elemento más destacable de los nuevos sistemas de asistencia del Scala es el Side Assist (opcional). Gracias a dos sensores de radar en la parte trasera del coche, puede detectar vehículos acercándose por detrás con la intención de adelantar o que estén situados en el ángulo muerto del coche. El conductor es informado mediante un indicador led en la parte interior de las carcasas de los retrovisores laterales (de esta forma, el aviso es aún más visible para el conductor). Aunque un sistema convencional de detección de ángulo muerto de visión trasera tiene un alcance máximo de 20 metros, el sistema Side Assist puede detectar vehículos hasta 70 m de distancia, pudiendo así avisar de forma más efectiva. La alerta de tráfico posterior es una parte integral del Side Assist, que advierte al conductor de la presencia de objetos moviéndose detrás del vehículo durante la marcha atrás.

Los sistemas Lane Assist y Front Assist están incluidos en el equipamiento de serie del Scala. Usando una cámara, el Lane Assist reconoce las marcas de carril y ayuda al conductor a mantenerse en el mismo. El Front Assist, que incluye las funciones de freno de emergencia en ciudad y protección predictiva de presencia de peatones, monitoriza la zona delante del coche durante la conducción núcleos urbanos, ayudando así a prevenir accidentes.

Control de crucero adaptativo

El control de crucero adaptativo (ACC) está diseñado para el uso en viajes largos por autopista, ajusta automáticamente la velocidad del coche basándose en los vehículos que tiene delante y, en combinación con la caja de cambios automática DSG, puede incluso frenar el coche hasta que se detenga por completo; es efectivo a velocidades de hasta 210 km/h. A los tres segundos de estar parado, el sistema también es capaz de arrancar de nuevo el coche.

La cámara de visión trasera y el Park Assist, ayudan al conductor del Scala a estacionar o salir de un aparcamiento en línea o en batería, y están disponibles opcionalmente. El sistema viene equipado con sensores que detectan un obstáculo peligroso delante o detrás del coche durante el estacionamiento, y frena automáticamente el coche.