SsangYong Rexton, un auténtico todoterreno | BURGOSconecta

SsangYong Rexton, un auténtico todoterreno

Cuarta generación del SUV SsangYong Rexton, disponible con cinco o siete plazas desde 27.500 euros

MANU CORTÉS

El nuevo Rexton es un modelo completamente nuevo que conserva la esencia del auténtico SUV al tiempo que resulta un escaparate de lo que SsangYong es capaz de hacer desde el punto de vista del diseño, la seguridad, el confort y la tecnología. Fiel a la tradición todoterreno de SsangYong, el nuevo Rexton conserva el robusto chasis de largueros y travesaños, pero con una distancia entre ejes que ahora llega a los 2,86 metros y una anchura de vías de 1,64 m en ambos ejes. Las dimensiones exteriores también han cambiado, ya que el Rexton mide ahora 4,85 metros (9 centímetros más que el modelo anterior), por 1,96 m de anchura (más 6 centímetros) y 1,82 m de altura.

Disponible con dos o cuatro ruedas motrices -del tipo “conectable”-y con cambio manual de seis velocidades o automático de siete, el nuevo Rexton cuenta con un robusto motor turbodiésel de cuatro cilindros en línea que ahora rinde 181 CV con un par máximo de 400 Newton metro (420 en las versiones con cambio automático). Se trata de un propulsor muy agradable desde bajo régimen y especialmente brillante en su respuesta a medio régimen, es decir, un motor óptimo en el principal rango de uso de la inmensa mayoría de los conductores. En buena medida, esta excelente respuesta se debe al turbo de geometría variable controlado electrónicamente y especialmente orientado a actuar a bajo régimen.

El cambio automático de siete velocidades es de origen Mercedes-Benz, que también se puede manejar secuencialmente mediante el pulsador que hay en la propia palanca. Por otra parte, la aceleración mejora considerablemente ya que, al acelerar a fondo, esta caja puede saltar varias marchas al reducir, esto es, puede pasar de séptima a tercera sin engranar previamente las velocidades intermedias. Fiel a los todoterreno más genuinos, las versiones 4 x 4 del Rexton cuentan con reductora para ofrecer una mayor capacidad en uso todoterreno.

Hasta siete plazas

El nuevo SUV de la marca surcoreana está disponible en versiones de cinco o siete plazas, mientras que la posibilidad de abatir de forma asimétrica (en proporción 60:40) los asientos de la segunda fila permiten una gran modularidad para adaptar el espacio interior a las necesidades de cada momento. La capacidad de carga es otro de los puntos fuertes. Con cinco plazas, el maletero es de 820 litros, que puede llegar a los 1.977 con los asientos traseros abatidos; en ese caso es posible obtener una superficie completamente plana.

El nuevo SsangYong Rexton llega al mercado español con una gama compuesta por cinco versiones con tres niveles de equipamiento (Line, Premium y Limited) y un precio desde 27.500 euros hasta 44.900 euros, descuentos promocionales incluidos. En su equipamiento de serie se incluyen luces diurnas, pilotos y antiniebla de led, control de crucero, seis airbags, sistemas de frenado de emergencia autónomo, de reconocimiento de señales, de aviso de salida de carril, de cambio automático largas/cortas y de aviso de colisión, control de estabilidad, sistema activo antivuelco y anclajes Isofix, además del sistema de monitorización de presiones de neumáticos.

El estilo exterior del nuevo Rexton destaca por una robusta imagen del parachoques delantero, acentuada por la moldura cromada que enmarca la placa protectora inferior en negro brillante. Las nuevas ópticas delanteras incluyen nuevos faros con tecnología HiD y luces diurnas de led que hacen también la función de intermitente. Los antiniebla delanteros, ubicados un poco más abajo y a los lados de la parrilla inferior, son asimismo de led y también cumplen la función de luces de giro, con la ventaja de que no solo iluminan más el interior de las curvas, sino que al mismo tiempo alumbran mejor las intersecciones en zonas urbanas. En la zona posterior, los pilotos, la tercera luz de freno y la iluminación de la matrícula son de led, una tecnología que consume menos energía y dura más.

Nada más abrir las puertas, en los umbrales, nos recibe una placa en acero inoxidable con la palabra Rexton iluminada. El interior está tapizado en un tejido combinado en napa y cuero. El volante multifunción va forrado en cuero, mientras que en el salpicadero destaca los dos relojes principales de muy fácil lectura y una pantalla de 7 pulgadas que se puede configurar a gusto del conductor con tres modos distintos para mostrar el velocímetro. También muestra todo tipo de información, como el ordenador de a bordo, el equipo de audio-multimedia, el sistema de aviso de salida de carril, el navegador, la posición de la dirección, los sensores de aparcamiento, la apertura o el cierre del portón.

Ficha técnica SsangYong Rexton

Combustible:
Gasóleo
Motor:
4 cilindros
Cilindrada:
2.157 cm3
Potencia:
181 caballos
Cambio:
Automático, 7 marchas
Velocidad:
185 km/h.
Consumo medio:
Desde 7,6 litros
Largo:
4,85 m.
Ancho:
1,96 m.
Alto:
1,82 m.
Maletero:
820 litros
Precio:
Desde 27.500 euros

A la izquierda del volante, en el salpicadero, una botonera permite controlar funciones como la altura de los faros, la conexión y desconexión de los controles de estabilidad, de descenso de pendientes, de aviso de salida de carril y del asistente de tráfico trasero. También en esta zona está el botón para abrir y cerrar eléctricamente el maletero.

El nuevo Rexton está disponible con dos sistemas de tracción: total (4WD) conectable con reductora o trasera. Incluso en las versiones 4WD, en circunstancias normales el vehículo circula utilizando solo dos ruedas motrices (las traseras) para obtener el mejor rendimiento en carretera con el menor consumo, hasta que el conductor decida conectar la tracción total mediante el selector circular que hay tras la palanca de cambios.

Mientras que en un vehículo con tracción delantera se suele acumular mucho peso en el eje anterior, en otro de propulsión trasera se optimiza la distribución del peso, lo que mejora la manejabilidad y la estabilidad. Al arrancar o al acelerar, el peso del coche se transfiere a la parte posterior, justo donde están las ruedas motrices, por lo que se obtiene un mejor rendimiento en estas situaciones.

Al abordar una curva, las ruedas delanteras no tienen que transmitir además la fuerza del motor, sino que solo tienen que ocuparse de la dirección, lo que redunda en una mayor precisión al tomar las curvas. También la calidad de rodadura es superior en un coche con propulsión trasera ya que se minimizan los cabeceos y los desequilibrios en la distribución de pesos.

Transmisión con tres opciones

Cuando el conductor lo desea o las circunstancias lo aconsejan -por ejemplo, ante un asfalto muy deslizante o un camino en malas condiciones-, es posible conectar la tracción total mediante el selector circular que hay tras la palanca de cambios. La fuerza del motor se distribuye de manera uniforme entre ambos ejes. El selector ofrece tres opciones: 2H (propulsión trasera), 4H (tracción total) y 4L (tracción total con reductora).

En 2H ya hemos comentado que es el modo óptimo para circular por ciudad y carretera. 4H es adecuado para carreteras nevadas o muy deslizantes; es posible pasar de 2H a 4H en marcha, pero conviene hacerlo por debajo de 70 km/h. Por último, 4L es el modo más recomendable para exprimir al máximo las capacidades fuera del asfalto del Rexton y también sus posibilidades de remolque. Y es que, precisamente, el nuevo SsangYong Rexton es uno de los SUV del segmento D con mayor capacidad de remolque: hasta 3.000 kilos con freno y hasta 750 sin freno.

El control electrónico de estabilidad (ESP) es uno de los principales elementos de seguridad activa del nuevo SsangYong Rexton. Alrededor de él, una serie de sistemas de ayuda contribuyen a mantener el control del vehículo. Por ejemplo, el sistema de protección antivuelco ARP evita el vuelco del coche en caso de un giro brusco a alta velocidad. El sistema antibloqueo de frenos ABS con distribuidor de frenada electrónico EBD se encarga de distribuir la potencia de frenado entre el eje delantero y el trasero en función de la carga del vehículo y el peso de los ocupantes. El asistente de frenada BAS es capaz de reconocer que el conductor está realizando una frenada de pánico y actúa amplificando la presión ejercida sobre el pedal de freno. El asistente de salida en pendiente HSA mantiene el freno activado unos segundos para que no se vaya el coche hacia atrás al salir desde parado.

El control de tracción TCS contribuye a mejorar la motricidad ya que monitoriza la fuerza que llega a cada rueda y activa selectivamente los frenos o modula la entrega de par motor para evitar que cualquier rueda patine, especialmente sobre superficies deslizantes. En caso de frenada brusca, el encendido automático de las luces de emergencia ESS avisa al resto de conductores y previene de posibles colisiones por alcance.

El control de descensos HDC, cuya actuación se puede modular entre 5 y 30 km/h, se activa automáticamente cuando el vehículo detecta que se va a abordar un descenso muy pronunciado. Por último, el control de presión de los neumáticos TPMS mantiene informado al conductor del correcto hinchado de cada rueda para prevenir situaciones de riesgo o, incluso, accidentes.

Nueve airbags

El nuevo SsangYong Rexton también es el primer modelo de su clase que puede contar con hasta nueve airbags (frontales, laterales, de cortina, laterales traseros y de rodilla para el conductor) mejorando notablemente la seguridad pasiva de todos los ocupantes.

Además de todo lo anterior, el nuevo SsangYong Rexton cuenta con los más avanzados sistemas de ayuda a la conducción para prevenir accidentes o mitigar sus consecuencias. En primer lugar, el sistema de frenada autónoma de emergencia (AEBS) utiliza los sensores de la cámara frontal del coche para identificar el posible riesgo de colisión con otro vehículo o con un peatón. En tal caso, el AEBS actúa aplicando fuerza sobre los frenos para prevenir o reducir la severidad de un golpe. Este sistema es especialmente útil en ciudad ya que su rango de actuación se sitúa entre 8 y 60 km/h.

En el mismo sentido actúa el sistema de aviso de colisión frontal (FCWS), que también recurre a los sensores de la cámara frontal para advertir al conductor de la presencia de otro vehículo o de un peatón en la trayectoria. También hace buen uso de la cámara frontal el sistema de aviso de salida del carril (LDWS), que lee las líneas que delimitan los carriles de la calzada y, salvo que el conductor haya activado el intermitente, advierte en caso de que el vehículo se salga de la trayectoria.

Avisador de ángulo muerto

Para evitar situaciones de riesgo, el avisador de ángulo muerto (BSD) alerta, mediante un testigo luminoso en los retrovisores exteriores, de la presencia de otro vehículo en la zona ciega posterior que dejan los espejos. Para realizar los cambios de carril con absoluta seguridad, el asistente de cambio de carril (LCA) detecta si otro vehículo se aproxima por detrás y también activa los testigos de los retrovisores para avisar del riesgo de la maniobra. El LCA se activa automáticamente cada vez que el BSD está activo y funciona en un rango de 30 a 200 km/h.

Para facilitar la conducción por la noche, el asistente de cambio de luces (HBA), conmuta automáticamente de largas a cortas y viceversa en cuanto detecta la posibilidad de deslumbrar a otros usuarios de la vía, en intersecciones o en condiciones de baja visibilidad; funciona a partir de 35 km/h. Otro dispositivo muy práctico es el reconocimiento de señales de tráfico (TSR), que advierte sobre las limitaciones de velocidad y las prohibiciones de adelantamiento a lo largo de la ruta.

Por último, para hacer más fácil y segura la salida de un aparcamiento, el nuevo Rexton cuenta con alerta de tráfico trasero (RCTA), un sistema que detecta la presencia de otros vehículos que se aproximan y advierte al conductor cuando éste da marcha atrás. Por cierto, al poner marcha atrás, los retrovisores exteriores se mueven hacia abajo para facilitar las maniobras de aparcamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos