El «traje de sueño» de Ford simula la peligrosidad de la somnolencia

El «traje de sueño» de Ford simula la peligrosidad de la somnolencia

La marca analiza los peligros de conducir cuando se está cansado

Con la ayuda de un «traje de sueño» diseñado especialmente, Ford investiga el deterioro de la conducción bajo condiciones de cansancio. La fatiga es un factor importante presente en hasta uno de cada cinco accidentes de tráfico. Según los expertos, permanecer despierto durante más de 18 horas puede afectar a la capacidad de conducción en un grado comparable al de superar la tasa de alcoholemia de muchos países.

El «traje de sueño» de Ford permite a los usuarios experimentar el efecto debilitante que produce el cansancio. La marca hace hincapié en la seguridad de los jóvenes, que muchas veces permanecen despiertos muchas más horas de las deseadas. Aparte del traje, unas gafas especiales simulan un agotamiento extremo, incluso con microsueños, como una respuesta incontrolable al cansancio.

Los microsueños hacen que las personas que estén al volante conduzcan a ciegas durante diez segundos o más, a veces con los ojos abiertos. Las gafas, conectadas a una aplicación para móviles, pueden ajustarse para simular el apagado del cerebro y que el conductor no vea nada durante medio segundo, y luego durante periodos cada vez más largos, de hasta diez segundos.

Junto con una gorra, un chaleco y pesos para brazos y tobillos especialmente diseñados, con un peso superior a 18 kilos, el efecto general permite hacerse una idea de cómo afecta el cansancio a los conductores. En los EE.UU., la mayoría de accidentes ocasionados por la fatiga son causados por menores de 25 años.

 

Fotos

Vídeos