30.000 vecinos salen a la calle en Linares para reclamar actividad industrial en la zona

La localidad jienense de Linares y su comarca no se rinden. 30.000 vecinos se han vuelto a echar a la calle reclamando un futuro. La antes pujante comarca es ahora un desierto industrial.Santana Motor, la que fuera mayor factoría automovilística de Andalucía, fabricante de los automóviles Land Rover cerró en 2011 y eso aceleró la decadencia de la ciudad. Fue tal la riqueza del municipio que el Banco Español de Crédito abrió allí su primera sucursal y cuatro países, Gran Bretaña, Bélgica, Alemania y Francia llegaron a tener consulado en Linares. El Gobierno central y la Junta de Andalucía acordaron entonces la llamada Inversión Territorial Integrada para devolver la prosperidad a la comarca. Una crisis que está separando a la familias.Y para no dejarlo morir, sus vecinos ya planean otra gran movilización para que vuelva a sus calles la actividad industrial.-Redacción-