Ascienden a 21 las denuncias contra el tatuador de San Sebastián

El tatuador es conducido por los agentes tras haber participado en el registro de su local./Arizmendi
El tatuador es conducido por los agentes tras haber participado en el registro de su local. / Arizmendi

El acusado ingresó en prisión provisional el pasado 8 de febrero y dos de las demandadas son de fuera del País Vasco

XABIER GARATESan Sebastián

Las denuncias cursadas contra el tatuador de San Sebastián por presuntos delitos relacionados con abuso o acoso sexual ascienden a 21, según ha indicado este viernes el concejal de Seguridad Ciudadana y Protección Civil, Martín Ibabe.

Ibabe ha hecho estas declaraciones en una rueda de prensa en San Sebastián en la que ha explicado que el caso de este tatuador, que ingresó en prisión provisional el pasado 8 de febrero, es un "claro ejemplo" del trabajo policial conjunto realizado entre la Ertzaintza y la Policía Municipal en la ciudad.

La mujer que destapó este caso «colgó» un texto en su perfil de Facebook en el que denunciaba los hechos. «Hoy he sido acosada sexualmente por mi tatuador», escribió. Desveló que en el transcurso de la sesión, «desde el minuto uno» tuvo que escuchar por boca del mismo individuo comentarios de índole sexual. Indicó además que le había «agarrado del culo» y sujetado de la «cadera desnuda».

La mujer denunció de igual manera que el sospechoso le hizo desabrocharse el botón del pantalón cuando lo que en realidad «me iba a hacer es un tatuaje pequeño en el brazo», señaló.

La víctima de los presuntos tocamientos dijo también durante su declaración que durante el tiempo que permaneció en el establecimiento «no he hecho más que temblar». Explicó que optó por permanecer callada mientras el varón plasmaba en su cuerpo el dibujo. «Estaba aterrorizada, me quería ir pero estaba en shock total», escribió.

La difusión de este mensaje encontró un amplio eco en las diferentes aplicaciones en la red. Al inicial comentario le siguieron otros muchos de personas que asimismo se identificaron como víctimas del tatuador o conocían a otras que lo habían sido. Ello llevó a la Guardia Municipal de San Sebastián a iniciar de oficio una investigación, aun cuando no se había formalizado denuncia alguna en las dependencias del citado cuerpo.

Posteriormente, la unidad de investigación de la Guardia Municipal recabó información a través de la colaboración ciudadana y comenzaron a registrarse nuevas denuncias, varias de ellas "tipificadas como delitos penales relacionados con el acoso o el abuso sexual", por lo que se procedió al arresto del tatuador cuyo ingreso en prisión provisional fue decretado por el juez el pasado 8 de febrero.

Ibabe ha dicho que de momento se han registrado 21 denuncias, 2 de las cuales que proceden al parecer de fuera del País Vasco. El concejal ha destacado la importancia que también ha tenido en este caso la creciente "sensibilidad" ciudadana.

El rechazo que el caso ha suscitado hizo que la fachada del negocio que el sospechoso regenta en la calle Iñigo, en la Parte Vieja de la capital, fuese atacado con pintadas. Durante la madrugada del pasado viernes, desconocidos escribieron en las lunas del escaparate las palabras «acosador» y «cerdo», así como la expresión «Alde hemendik» (Fuera de aquí).

 

Fotos

Vídeos